fbpx
Connect with us

Panamá

Realizan nuevos hallazgos sobre derribo del Vuelo 901 de Alas Chiricanas en Panamá sucedido en 1994 tras ataque a la AMIA

Published

on

Spread the love

Un día después de sucedido el golpe terrorista más terrible que conociera el continente latinoamericano sobre la Mutual Israelita AMIA de Buenos Aires, que dejó un saldo de 85 muertos y más de 300 heridos y mutilados, otro ataque con el sello del terrorismo islámico se produjo en Panamá.

Por George Chaya | Infobae

El 19 de Julio de 1994, mientras cubría una ruta de cabotaje entre Colón y Ciudad de Panamá, el Vuelo 901 de la compañía Alas Chiricanas estalló en el aire. La investigación desarrollada indicó que la aeronave siniestrada, modelo Embraer 110 Bandeirante, fue derribada como consecuencia del estallido de un artefacto explosivo dentro de su cabina. No hubo sobrevivientes. Sin embargo, la brutalidad y los daños del ataque ocurrido en Argentina el día anterior, relegó a un segundo plano la caída del avión panameño en los medios de prensa internacionales a pesar del luctuoso saldo de 21 muertos, de los cuales 12 eran prominentes empresarios de la comunidad judía panameña. La compañía aérea Alas Chiricanas quebró y dejó de operar al año siguiente del ataque.

Aunque el golpe terrorista generó un impacto mediático menor que el de AMIA, la investigación judicial avanzó y unos meses después, igual que en el caso de Argentina, la acusación formal de la justicia panameña recayó sobre el liderazgo khomeinista iraní y su representante regional en América Latina, la organización política-terrorista libanesa Hezbollah como el brazo perpetrador.

El detalle no menor del derribo del Vuelo 901 es que no fue reivindicado sino hasta que la investigación, que sospechaba de un operativo de Hezbollah, tomó conocimiento de que un grupo chiita auto-denominado Ansar Allah (Soldados de Dios en idioma árabe) asumió la responsabilidad por el ataque desde la ciudad portuaria de Sidón, en el sur del Líbano.

El nombre del grupo era investigado desde 1992 en la zona de Triple Frontera y el caribe colombiano como integrante de una red asociada a los cárteles involucrados en el tráfico de drogas y armas y se lo sindicaba como pionero en operaciones de lavado de activos en aquellos años. También por su participación en el ataque a la Embajada de Israel en Buenos, dos años antes, pero bajo otro nombre de fantasía que usualmente utilizaba Hezbollah para cometer atentados terroristas sin asumirlos como propios, en el caso de la Embajada, se hizo llamar Yihad Islámica.

Esta semana, después de 26 años y con las actuaciones judiciales archivadas, la investigación retomó impulso y se conocieron importantes detalles a través de nueva información en materia de identificación de uno de los terroristas involucrados en la caída del avión.

Al comienzo de la investigación, en su primer semestre, agencias estadounidenses como el FBI ofrecieron su colaboración a Panamá, de hecho, algunos de sus oficiales ayudaron a las autoridades panameñas en el caso. Sin embargo, Panamá no aceptó derivar las actuaciones negándose a resignar su soberanía judicial, en consecuencia, los agentes federales quedaron fuera de la investigación.

No obstante, a finales de 1995, la justicia panameña solicitó ayuda a la oficina del FBI de Miami para un procedimiento puntual de identificación genética de gran parte de lo que era un torso humano recuperado de uno de los muertos que, étnica y racialmente, pudo haber pertenecido a una persona originaria de Oriente Medio en la sospecha de que esos restos pudieron ser del terrorista que abordó la aeronave portando la bomba que estalló en vuelo. Según la lista de pasajeros se identificaba al sospechoso como Alí Yamal. El dato relevante que atrajo la atención de los investigadores es que fue el único cuerpo de los pasajeros no reclamado por ningún familiar.

La respuesta de las autoridades federales a Panamá incluyó fotografías y videos que disponían en sus archivos. En ese material se observaba a otros 4 hombres que según los oficiales estadounidenses, integraron el grupo de apoyo al “shahid” (suicida en idioma español) que abordó el avión y se detonó en vuelo ejecutando el ataque.

Los sospechosos habían sido filmados por cámaras de seguridad y captados por los sistemas de escuchas del FBI vinculado a investigaciones sobre traficantes de armas que operaban en América Latina, uno de ellos estaba siendo investigado por actividades de tráfico de drogas en tres ciudades de América Latina: San Pablo, en Brasil; Cali, en Colombia y Ciudad del Este en Paraguay.

En el informe enviado a la justicia panameña, el FBI involucró a los sospechosos con el robo de una tarjeta de crédito a un ciudadano estadounidense que un mes antes del atentado al Vuelo 901, visitó como turista el Archipiélago de San Blas, en Panamá.

Aunque las autoridades judiciales panameñas nunca comunicaron a la prensa la totalidad del contenido del documento reservado del FBI, fuentes de la comunidad de inteligencia indicaron que la red integrada por esos hombres alquilaron dos automóviles, uno de los cuales apareció abandonado una semana después del ataque en el estacionamiento del Aeropuerto de Tocumen sin que nadie lo retirara. El vehículo fue incautado por la policía y sus datos incorporados a la investigación judicial; el automóvil restante fue hallado a unos 10 kilómetros de la terminal aérea. Ambos automóviles habían sido alquilados con la tarjeta de crédito robada al turista estadounidense, con la que también se compró un radio transmisor Motorola de canal-dual que fue hallado en el automóvil secuestrado fuera del aeropuerto. Un dispositivo de comunicaciones similar pudo ser portado por el sospechoso que subió al avión y se encontró entre los restos del vuelo.

Según el informe, la agencia federal, tres de los cuatro sospechosos se fugaron después del ataque a Colombia, Venezuela y El Líbano respectivamente.

En una nueva línea de la investigación, en septiembre de este año, la oficina del FBI en Miami publicó un Boletín de búsqueda y requerimiento sobre Alí Zaki Jalil, un sujeto de unos 50 años de edad, con antecedentes como traficante de armas y nacionalidad libanesa. Según el Bureau Federal, Jalil fue visto el día del ataque en la zona del aeropuerto. El sospechoso fue detenido por la policía panameña meses después pero por tenencia y posesión ilegal de 14 fusiles AK 47 de origen ruso, 5 pistolas belgas calibre 9 milímetros y un sistema de cableado para activar detonadores de chalecos explosivos similar al utilizado por el suicida en el derribo del Vuelo 901.

Cuatro meses despues Alí Zaki Jalil logró salir de la cárcel panameña pagando una fianza de USD 150.000 a través de sus abogados locales. Las actividades y el rastro de Jalil se perdieron a finales de 1995. El interrogante que quedó abierto hasta nuestros días es cómo fue que las autoridades panameñas cometieron el error de dejar escapar al principal sospechoso, y tal vez, al ideólogo del derribo del Vuelo 901 sin asegurarse que no se fugara del país, como finalmente ocurrió.

Actualmente una circular de búsqueda vigente del FBI identifica a Jalil como persona de alto interés y pide al público información sobre su paradero a cambio de una recompensa. La sospecha es que podría estar residiendo en el Valle del Bekka, en Líbano; donde se cree que ingresó vía Chipre con pasaporte venezolano luego de vender un local de elementos de comunicaciones y electrónica de su propiedad en Isla Margarita, Venezuela.

Sin embargo, un informe de seguridad nacional de Brasil, que colaboró con el FBI, ubicó una empresa de paracaidismo deportivo en Panamá inscrita a nombre de Jalil con documento de identidad de ciudadano venezolano, la empresa que fue vendida a finales de 2017 y transferida en marzo de 2018 a otro ciudadano venezolano allegado al gobierno de Nicolás Maduro. El nuevo titular también está bajo investigación actualmente pero el FBI reservó su nombre porque tiene un domicilio de residencia en la Florida, más precisamente en el Norte de Miami Beach.

Más allá del paso del tiempo, los investigadores estadounidenses y panameños creen que Alí Zaki Jalil dispone de información sumamente importante y está relacionado de forma directa con el derribo del Vuelo 901.

Hoy, después de 26 años del ataque terrorista, se espera que el caso sea reabierto en diciembre e incluso se evalúa la posible realización de un juicio en ausencia contra Jalil. La información y el plexo probatorio es mucho más amplio del que dio a conocer la justicia panameña en su momento y la investigación involucra nombres de primera línea dentro de la dirigencia política venezolana y libanesa actual.

Vía Infobae

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

Panamá engrosa lista de países del mundo con mayor número de contagios per cápita con COVID-19

Published

on

By

Spread the love

La aparición de nuevos contagios con COVID-19 sigue avanzando a un ritmo acelerado en Panamá.

Según datos del Centro de Ciencias de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, Panamá es uno de los países latinoamericanos donde se registraron mayor número de contagios por cada 100.000 habitantes entre el 11 y el 24 de enero de 2021.

En un mapa mundial que va de color azul claro para las naciones con menos contagios y azul oscuro para los países con mayor cantidad de nuevos casos, Se aprecia como Panamá se colorea de azul intenso, igual que sucede con Estados Unidos y algunos países de Europa.

Continue Reading

Panamá

Revuelo en Panamá por llegada de médicos cubanos

Published

on

By

Spread the love

Panamá se suma a la lista de países que ayuda a financiar a la dictadura de Cuba a través de los mecanismos de trata de personas que La Habana esconde detrás de sus «misiones médicas».

El castrismo envió un lote de 220 médicos cubanos a Panamá. Por cada uno de ellos, el país pagará aproximadamente 2.560 dólares al mes como promedio. El personal sanitario se destinaría a trabajar en la lucha contra la pandemia de Covid-19.

Los médicos llegaron a Panamá en la madrugada del 24 de diciembre. Un día antes se publicó la resolución que autorizó al ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, a suscribir el convenio de cooperación con la isla.

Según el documento, el acuerdo es por tres meses prorrogables y costará por mes a Panamá unos 588.595 dólares al cambio actual.

Como es costumbre, la dictadura comunista cubana se quedará con el 75% de lo que paguen a los médicos cubanos. La condición del personal antillano es cercana a la esclavitud.

Por eso se denuncia que el régimen castrista practica la trata de personas de forma abierta y con el apoyo de otras naciones.

Para contrarrestar eso, la embajada de EEUU en Cuba exhortó a los países que contratan al personal  cubanos a que paguen directamente a los médicos. 

Suponiendo que el régimen se embolse el 75% de lo que pague Panamá por 230 médicos, a los profesionales les quedarán unos 640 dólares al mes. La Habana, en cambio, conseguirá unos 441.450 dólares.

En tres meses, el Gobierno cubano tuvo más de 1.324.000 dólares, y en manos de cada profesional quedarán poco más de 1.900 dólares.

La pandemia como excusa

«Espero que cumpliendo con nuestras leyes panameñas se les pague directamente a ellos y no al Gobierno cubano», escribió en Twitter la exlegisladora Teresita Yániz de Arias. Recordó también que Panamá  abolió la esclavitud 70 años antes que Cuba.

La llegada de los médicos cubanos a Panamá ha provocado polémica. El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá, Enrique Mendoza, renunció a su puesto en el Consejo Consultivo de Salud del país.

Mendoza describe que la contratación de médicos extranjeros en Panamá está regulada por la Ley 89. De acuerdo con esa norma «solamente se contratará personal extranjero a través de un contrato individual de trabajo para la prestación de servicio definido en el área de comprobada necesidad».

Es decir, el arribo de los médicos cubanos va contra la esa ley  también establece que los contraos no pueden hacerse en grupos o contingentes.

El médico aseguró que el Consejo Consultivo de Salud no fue informado de las contrataciones de personal médico extranjero. Esa entidad de emergencia fue creada a partir de la llegada del coronavirus a Panamá.

El coordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional, Domingo Moreno, manifestó, sin embargo, que actualmente el país no cuenta con recursos humanos suficientes para atender los casos de Covid-19.

Dice que el país apenas tiene 24 médicos intensivistas, que son unos de los especialistas más demandados por la actual crisis sanitaria.

Sin embargo, no todos los que llegan en la «misión médica» cubana a Panamá Son médicos. Así lo denunció el exembajador panameño en la OEA Guillermo Cochez en su cuenta de Twitter. Esa misma situación se ha repetido en todos los países a donde es enviado el personal sanitario antillano.

Con información de Diario de Cuba.

Vía Primer Informe

Continue Reading

Panamá

Infobae: El partido oficialista de Panamá, los vínculos con el régimen venezolano y la ruta iraní de millones de dólares falsos

Published

on

By

Spread the love

La reunión de una delegación de altos dirigentes del Partido Revolucionario Democrático (PRD), el partido oficialista de Panamá, con el dictador venezolano Nicolás Maduro el pasado 8 de diciembre desató cuestionamientos y sospechas por sus posibles repercusiones en la política exterior del país centroamericano.

Por Infobae

El encuentro, en el que participaron varios altos dirigentes de la formación, incluido su secretario Pedro Miguel González, fue una de las pocas muestras de respaldo recibidas por la dictadura chavista tras las fraudulentas elecciones parlamentarias organizadas por el régimen chavista y desconocidas por la oposición y la comunidad internacional. Maduro definió la reunión como “extraordinaria” y agradeció a los dirigentes panameños por acompañar a su dictadura durante el “grandioso” proceso electoral.

Varios observadores cuestionaron la oportunidad de la reunión y se preguntaron las razones detrás del apoyo al régimen. Algunos, como el ex oficial de inteligencia del ejército Felipe Camargo, calificaron el encuentro de “patinazo estratégico grave”.

Las perplejidades surgieron a raíz de la estrecha alianza entre Venezuela e Irán, un país que desde hace décadas mantiene un fuerte enfrentamiento con Panamá.

“Desde antes de 1979, Irán y sus actuales gobernantes consideran a Panamá hostil a sus intereses”, escribió Camargo en un articulo para el medio panameño Crítica“En el 2020, es incompresible y desafortunado patinazo estratégico grave la actuación de esta delegación de la izquierda del PRD en ir a Venezuela a respaldar un gobierno que está sostenido por un enemigo de Panamá. Irán es una amenaza a nuestra nación”, dijo este mayor retirado del ejército.

El enfrentamiento entre los dos países, explicó Camargo, se remonta al 14 de diciembre de 1979, cuando el entonces gobernante panameño Omar Torrijos le concedió asilo al Sha de Persia Reza Pahlavi, derrocado por la Revolución islámica de Jomeini. Panamá nunca accedió a los pedidos de extradición del Sha porque Torrijos le había dado su palabra al entonces presidente estadounidense Jimmy Carter.

Pese a esa controversia, según Camargo, diez años después algunos sectores de izquierda del Partido Revolucionario Democrático acudieron a Irán para impulsar un cambio de régimen en Panamá.

La trama se descubrió en octubre de 1989, cuando el Servicio Secreto estadounidense rastreó planchas para imprimir dinero falso que provenía de Irán, a través de Venezuela.

Con esas planchas habían sido impresos millones de billetes de dólares falsos, listos para ser introducidos al mercado local. Camargo —quien en ese entonces era un alto funcionario de la inteligencia panameña que trabajaba codo a codo con los estadounidenses— reveló que la investigación sobre el origen de los dólares llevó las autoridades a una casa en la que se encontraban varios personajes políticos de la izquierda del PRD. “Durante el allanamiento no se encontraron las planchas, aunque sí encontraron millones de dólares en papel moneda falsificados, literatura subversiva sobre cómo organizar guerrillas urbanas”, escribió.

Unas cinco personas fueron detenidas, todos miembros activos de la izquierda del PRD.

Según Camargo, la impresión de dólares falsos fue una maniobra impulsada por la facción de izquierda del PRD para que Panamá fuera visto como un centro de distribución de divisas falsas; de esta manera, los izquierdistas buscaban favorecer una invasión estadounidense que derrocara al entonces gobernante Manuel Antonio Noriega, algo que finalmente ocurrió.

En esa época, la inteligencia panameña también detectó que un pequeño grupo de militantes de la izquierda del PRD estaba tramando para atentar contra del Sha.

“Desde antes de 1979 y desde la revolución de los Ayatolás hubo relaciones y contactos con sectores de la izquierda del PRD”, escribió Camargo.

De ese mismo sector, según el ex funcionario, provienen los miembros de la delegación que se reunió con Maduro en Caracas. Al reforzar su alianza con el régimen chavista, un régimen cuya supervivencia depende cada vez más de Irán, pareciera que esos dirigentes lograron finalmente su propósito.

Continue Reading

Trending