fbpx
Connect with us

Internacionales

Así el enchufado venezolano Carlos Alaimo es señalado de financiar a políticos y activistas en Miami

Published

on

Spread the love

PANADERIA OCCIDENTAL
@cachitoymalta

Calogero Alaimo Mancuso, narcochavista financia al negro @JoseColinaP y a los políticos venezolanos en Miami, hasta pagó por su visa

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Así describen el «guiso» de Javier Pérez-Santalla con bonos petroleros venezolanos

Published

on

By

Spread the love

Si ya no es obvio que la corrupción del régimen de Maduro no tiene límites, ahora les tenemos más evidencias. Como ustedes han escuchado, el Banco Central de Venezuela (BCV) está vendiendo los bonos de PDVSA a bancos extranjeros a impensables descuentos no encontrados en ningún otro mercado del mundo, para dar oxígeno a la cúpula roja rojita y financiar la represión de una dictadura, reseña Seguros y Banca citando a Primera Página.

Pero escondido dentro de esa grotesca transacción también existe un mega guiso a través de un sospechoso intermediario que se llama Dinosaur Group, ¡el cual hemos investigado y que estamos sacando a la luz pública!

Como hemos reportado, las reservas financieras del Gobierno se han reducido a los últimos 10 millardos de dólares y la gran mayoría no es líquida sino está en forma de oro.

Como punto de comparación, en el 2011 Venezuela contaba con 30 millardos de dólares en reservas mientras el monto saqueado, con motivo de la corrupción, supera los 350 millardos de dólares. Al mismo tiempo, el Gobierno tiene que pagar pronto millardos de dólares en deuda extranjera, gracias en parte a sus destructivos canjes de bonos de PDVSA. Por eso Maduro está dispuesto a hipotecar el futuro de Venezuela para mantenerse en el poder.

Pérez- Santalla ha trabajado con Dinosaur Group desde el 2003, pero antes se desempeñó como Director en Refco, una empresa financiera basada en Nueva York y famosa por su larga historia de escándalos –entre otras, buscó ocultar 430 millones de dólares en deudas incobrables y creó bonos falsos con un supuesto valor de 525 millones de dólares– antes de caer en bancarrota en el 2005 por sus actividades fraudulentas.

Según un reportaje del Wall Street Journal, son los bancos menos conocidos en el mundo financiero que están dispuestos a involucrarse con el régimen de Maduro, incluyendo un pequeño grupo en París que emitió 5 millardos de dólares en bonos venezolanos en diciembre de 2016.

Al investigar Dinosaur Group, nos sorprendió mucho descubrir que el grupo es casi invisible en el mundo financiero. Según los medios, tiene sedes en Londres y Nueva York y ganó 400 mil dólares en el 2015. Además, de acuerdo al último reportaje de la Comisión de Bolsa y Valores sobre Dinosaur Group, la firma es tan chiquita que la agencia gubernamental estadounidense solo requiere que el banco mantenga 250 mil dólares en efectivo – una cantidad de dinero increíblemente pequeña en comparación con otras instituciones financieras.

Continue Reading

Internacionales

Financial Times: Por qué es hora de levantar la prohibición comercial de la deuda de Venezuela

Published

on

By

Spread the love

Ewald Scharfenberg
@Ewalds6

Se agudiza la presión de los tenedores para levantar las sanciones que impiden transar papeles de deuda de Pdvsa en el mercado secundario. Mucho dinero en juego. Este artículo empuja en esa dirección y propone medidas creativas para reestructurar y rescatar la deuda vzlana.

El Dr. Thomas Laryea es un experto en leyes y políticas internacionales en Orrick, Herrington & Sutcliffe. Se especializa en asesorar a gobiernos y acreedores sobre finanzas internacionales. En esta publicación, aboga por la reconsideración de la dependencia excesiva de las sanciones, en particular la prohibición de la negociación secundaria de bonos venezolanos, mientras miramos hacia una reestructuración integral de la deuda, reseña el Financial Times.

La administración Biden tiene la oportunidad de reformar las relaciones con Venezuela y sentar las bases para la reestructuración de los más de 150.000 millones de dólares de Venezuela en deuda externa pública. Durante más de 15 años, Estados Unidos ha impuesto numerosas sanciones económicas a la nación latinoamericana y otras han seguido su ejemplo. El uso de sanciones alcanzó su punto máximo bajo la administración Trump, donde se implementaron para una amplia gama de objetivos políticos, que aparentemente incluían el cambio de régimen. Son pocos los encargados de formular políticas que pueden afirmar que estas sanciones han logrado los objetivos declarados.

La prohibición de ciertas transacciones de bonos venezolanos se destaca como una de las sanciones más peculiares e ineficaces. Comenzó en agosto de 2017 con la prohibición de que las personas estadounidenses participen en la emisión de nueva deuda no a corto plazo por parte de Venezuela, así como la prohibición de las compras de activos en el mercado secundario por parte de personas estadounidenses o dentro de los Estados Unidos. Simultáneamente, las autoridades estadounidenses emitieron una licencia que eximía la negociación de la mayoría de los eurobonos venezolanos (distintos de los bonos en poder de la propia República). Luego, en enero de 2019, las autoridades estadounidenses retiraron la exención a los bonos emitidos por la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y así los sometieron a la prohibición comercial, pero retuvieron la exención sobre ciertos otros bonos emitidos por la República. .

Fue un rasguño de cabeza. Es comprensible que se prohíba a los estadounidenses financiar directamente al gobierno venezolano. ¿Pero la prohibición de las transacciones del mercado secundario? Menos. Y dadas las limitaciones jurisdiccionales estadounidenses de la prohibición, ¿por qué tratar de imponerla cuando otros en el mercado global de bonos no se ven afectados? Y, para empezar, ¿por qué una prohibición comercial de los bonos de PDVSA pero no de los de la República?

Algunos han especulado que el objetivo era deprimir el precio de los bonos de PDVSA para inducir una futura reestructuración de la deuda. Pero, ¿por qué el gobierno de EE. UU. Usaría sanciones para diferenciar entre los bonos de PDVSA y los de la República de esta manera y afectaría el capital entre acreedores en una posible reestructuración de la deuda soberana que las sanciones de EE. Luego de mucho clamor del mercado, unas semanas después se eliminó la distinción entre PDVSA y los bonos de la República, de hecho sometiéndolos a ambos a la prohibición comercial.

El motivo aparente de la prohibición comercial fue que impidió que las entidades asociadas con la administración de Maduro se beneficiaran a través del mercado secundario. Pero si ese fuera el caso, ¿por qué no abordarlo de manera personalizada agregando a estas personas a la lista de Nacionales Especialmente Designados con quienes las personas estadounidenses tienen prohibido tratos financieros? No ha habido una buena respuesta.

Precedente cuestionable

Además de seguir desafiando una explicación racional, la prohibición de comercio en el mercado secundario sienta un precedente cuestionable en términos de la regulación del mercado financiero de Estados Unidos. El riesgo de replicación de la prohibición comercial de Venezuela en otras situaciones de deuda soberana debe internalizarse en los mercados en el futuro, lo que podría impulsar alguna actividad legítima fuera de los Estados Unidos.

Algunos participantes del mercado buscan mitigar dicho riesgo proponiendo disposiciones en la documentación de los bonos soberanos que permitirían acelerar las condiciones de pago en circunstancias en las que se imponga una prohibición de negociación secundaria similar. Tales herramientas de mitigación de riesgos se encuentran en la etapa de “laboratorio” y su efectividad potencial dependería de las circunstancias particulares de cada caso.

Mientras tanto, los costos de la prohibición comercial en la situación de Venezuela están siendo absorbidos por los tenedores de deuda, en lugar de los asociados de la administración de Maduro. En relación con sus precios ya en dificultades en el momento de la imposición de la prohibición comercial, los bonos de la República y PDVSA han caído un 80 por ciento. Si bien la caída de los precios de los bonos se puede atribuir a una variedad de factores, el efecto de la prohibición comercial en los Estados Unidos, donde tradicionalmente ha tenido lugar la gran mayoría de las transacciones de estos bonos, fue ciertamente un factor.

La administración Biden ya ha comenzado a reconsiderar algunas de las sanciones contra Venezuela donde es evidente que las medidas han tenido efectos negativos. En particular, se han suavizado las sanciones que obstaculizan las operaciones portuarias y aeroportuarias y se están reconsiderando las que obstaculizan las respuestas a la pandemia de COVID. Este desarrollo es sólido en términos de reconocer las necesidades humanitarias del pueblo venezolano. Del mismo modo, debemos reconocer que el efecto de la balcanización de los mercados de capitales mundiales también es insostenible.

La eliminación de la prohibición comercial no abordaría todos los problemas para resolver los desafíos de la deuda de Venezuela, que son profundos y provienen de fallas económicas e institucionales crónicas. Sin embargo, eliminar la prohibición comercial enviaría una señal de voluntad para corregir errores y un compromiso de trabajar hacia posibles soluciones que aprovechen adecuadamente, en lugar de obstaculizar, el funcionamiento del mercado.

En una publicación anterior sobre FT Alphaville , señalé que la posible reestructuración de la deuda de Venezuela requeriría un esfuerzo internacional concertado. Propuse una forma de facilitar una reestructuración integral de la deuda de Venezuela mediante el establecimiento de un fideicomiso internacional bajo el marco legal del FMI. Es hora de considerar esas ideas progresistas y dejar de lado las medidas regresivas, tipificadas por la prohibición comercial.

Vía Financial Times

Continue Reading

Internacionales

¿Lago Gatún Fincas – F4 una «lavadora» de venezolanos en Panamá?

Published

on

By

Spread the love

A Panamá han llegado durante los últimos años inversionistas extranjeros sobre los cuales bien valdría la pena indagar mejor.

Esto precisa ser objeto de investigación de parlamentarios que, como la diputada Zulay Rodríguez, buscan siempre rescatar el buen nombre del gentilicio panameño, luchando contra el lavado de dinero y la legitimación de capitales y en procura de que Panamá logre salir de las listas grises internacionales, que ubican al país como un paraíso fiscal.

Más debería saberse de grandes fortunas manejadas por venezolanos, que han llegado a Panamá para constituir empresas y/o hacer inversiones, muchos de ellos vinculados al régimen venezolano.

Puede tomarse de ejemplo el caso de Lago Gatun Fincas – F4, dónde llegó una empresa con un proyecto, compró un terreno, construyó la vialidad, instaló los servicios para habitabilidad y está vendiendo parcelas.

 

 

La empresa, se escucha, está a cargo de tres socios, aunque como rostro visible estaría un oficial retirado del Ejército venezolano, quien participó en Venezuela en la intentona golpista del 27 de noviembre junto a compañeros de armas de Hugo Chávez. El oficial retirado ha ocupado cargos importantes en el Gobierno chavista. El mismo ha sido notario, juez y presidió la Comisión Nacional de Casinos de Venezuela.

 

No sabemos si con el F4 los socios de la empresa trataron de resaltar la fecha del 4 de febrero de 1992, cuando Chávez comandó su Golpe de Estado en Caracas.

 

En la página web del proyecto, pese a escucharse son venezolanos, se describe a unos supuestos inversores de Países Bajos. La empresa posee una oficina que puede ser contactada solo a través de la página web. Se escucha de algunos, no obstante, que la empresa está vinculada a altos personeros del régimen venezolano, representados por testaferros.

Las construcciones se han realizado en las riberas del Lago Gatún, importante reserva de agua dulce del Canal de Panamá. El lago es una zona estratégica por ubicarse en la zona del Canal.

Sería útil conocer la opinión de las autoridades de Panamá, pero también de Estados Unidos, que últimamente han estado desarrollando operaciones militares importantes en esa zona.

Continue Reading

Trending