fbpx
Connect with us

Internacionales

Así fue la controversia en 2019 que derivó en una demanda de un banco de Bahamas contra la entidad financiera de Julio Herrera Velutini en Puerto Rico

Published

on

Spread the love

El banco puertorriqueño Bancredito International Bank, fundado y presidido por el venezolano Julio Herrera Velutini, antes conocido como Julio Herrera Kolster, culpó en 2019 al Ansbacher (Bahamas) por la controversia ahora terminada en torno a la afirmación de este último de que $ 10.087 millones de sus fondos fueron «retenidos indebidamente».

Rubén Méndez Benabe, abogado de Bancredito International Bank, le dijo a Tribune Business en una carta del 2 de octubre que inicialmente no había podido devolver el dinero porque Ansbacher (Bahamas) nunca proporcionó «pruebas legales» de que había adquirido la institución de las Bahamas, Lyford International Bank.

Dado que Lyford era el titular original de la cuenta con Bancredito, el Sr. Méndez Benabe dijo que su cliente temía exponerse a responsabilidad legal si transfirió los fondos como se le exigió a Ansbacher (Bahamas), que es parte de AF Holdings (el antiguo Grupo Financiero Colina).

La disputa tuvo como resultado que Ansbacher (Bahamas) entablara una demanda contra Bancredito a fines de agosto de 2019 en la corte federal de Puerto Rico para obtener fondos que supuestamente eran «necesarios con urgencia para honrar las transacciones de los clientes».

¿Seguirá el banquero venezolano Julio Herrera Velutini la filosofía de Merlí para mostrarse sin tabúes?

Sin embargo, el caso luego se resolvió extrajudicialmente después de que, según el Sr.Méndez Benabe, se abrió una cuenta a nombre de Lyford y Bancredito le transfirió los $ 10.087 millones el 1 de octubre.

Al desplegar varios documentos para limpiar el nombre de Bancredito, Méndez Benabe también presentó una carta del 3 de octubre de 2019 de los abogados de Ansbacher (Bahamas) en la que presentaron una queja contra su cliente ante el regulador de servicios financieros de Puerto Rico.

«Tenga en cuenta que la controversia entre Ansbacher y Lyford, y Bancredito, se ha resuelto completamente a satisfacción y que Ansbacher y Lyford han recibido el saldo de la cuenta de 10.087 millones de dólares, que Bancredito transfirió por transferencia bancaria a una cuenta recién abierta en beneficio de Lyford «, escribió el abogado William Tuttle, con sede en Florida.

«Como resultado, Ansbacher y Lyford ya no tienen ningún interés en llevar a cabo ninguna investigación o procedimiento regulatorio en relación con Bancredito, y por la presente retiran irrevocablemente su queja contra Bancredito y solicitan que cualquier procedimiento pendiente ante esta oficina derivado de nuestra carta del 3 de septiembre de 2019 sea terminado y cerrado «.

Refiriéndose al lado de los hechos de su cliente, el señor Méndez Benabe confirmó que Bancredito y Lyford acordaron el 31 de julio de 2017 que el primero proporcionaría a la institución bahameña servicios de corresponsalía bancaria con una de las condiciones de mantener un saldo mínimo de cuenta con el banco puertorriqueño.

Luego de ser informado de que Ansbacher (Bahamas) adquiriría Lyford «entre febrero y junio de 2019», el Sr. Méndez Benabe alegó que Lyford solicitó una transferencia bancaria de su cuenta a la del comprador el 4 de julio de 2019.

Argumentó que la transferencia bancaria no se pudo procesar porque habría llevado el saldo de la cuenta de Lyford por debajo del umbral mínimo establecido por su acuerdo contractual, por lo que Bancredito inició el proceso para cancelar la cuenta, algo que podría demorar hasta 180 días.

El banco puertorriqueño, habiendo completado este proceso, envió a Lyford un cheque por los fondos el 16 de agosto de 2019.El Sr.Méndez Benabe argumentó que el acuerdo entre las dos partes permitía a su cliente enviar un cheque o una transferencia bancaria, pero Lyford insistió en que el dinero se transferirá a una cuenta a nombre de Ansbacher (Bahamas).

«Hasta la fecha, la evidencia proporcionada por Ansbacher y Lyford no muestra que la fusión se haya completado, o que Lyford haya dejado de existir como entidad corporativa», alegó el abogado. «Debemos enfatizar que Ansbacher no es cliente de Bancredito, y Bancredito no tenía ninguna obligación legal hacia Ansbacher.

«Aún más, Bancredito solicitó, pero nunca recibió, evidencia legal sobre la finalización de la supuesta fusión. En consecuencia, Bancredito solo podía devolver legalmente los fondos a su cliente, Lyford».

Ansbacher (Bahamas) y Lyford presentaron su demanda ante un tribunal federal 11 días después exigiendo el pago de los $ 10.087 millones. Su acción del 27 de agosto alegaba: «» Hasta esta fecha, los demandantes desconocen si el cheque de $ 10.087 millones a Lyford fue enviado o entregado, pero no está en posesión de los demandantes «, alegaron las dos instituciones bahameñas.

«Debido, entre otras cosas, a las normas regulatorias y de seguridad existentes [de EE. UU.] Y otras relacionadas, las restricciones y las limitaciones de las instituciones financieras, ni Ansbacher ni Lyford pueden depositar o negociar un cheque de $ 10.087 millones pagadero a Lyford incluso si dicho cheque pagadero a Ansbacher.

«Los demandantes han consultado exhaustivamente con todos sus bancos correspondientes, y ninguno puede ni está dispuesto a aceptar el depósito de dicho cheque, y cualquier remesa del saldo de la cuenta debe hacerse a Ansbacher mediante transferencia bancaria SWIFT».

Acusando a Bancredito de actuar «imprudentemente y no de una manera comercialmente razonable», las instituciones de las Bahamas alegaron: «Bancrédito ha retenido indebidamente más de $ 10 millones del dinero de Lyford y Ansbacher en la cuenta, usándolo para su propia ganancia pecuniaria, en detrimento y daño tanto de Lyford como de Ansbacher.

Así fue que el banquero Julio Herrera Velutini huyó de Venezuela por fraude financiero

«Las demoras, la inacción, las acciones y la conducta de Bancredito descritas anteriormente son completamente anormales y comercialmente irrazonables y completamente inaceptables, dentro de los estándares aplicables en la industria bancaria.

«Por lo general, toma solo horas, o quizás uno o dos días hábiles, realizar la debida diligencia y respetar las instrucciones electrónicas válidas por escrito de un cliente de la cuenta y / o cerrar una cuenta y transferir fondos de la cuenta según las instrucciones escritas de un cliente. »

Méndez Benabe dijo que el asunto finalmente se resolvió después de que Ansbacher (Bahamas) y Lyford le dijeron a Bancredito el 17 de septiembre de 2019 que habían abierto una cuenta a nombre de este último y pidieron que le enviaran los fondos. La transferencia bancaria se envió el 1 de octubre y ambas instituciones de las Bahamas acordaron desestimar su reclamo contra Bancredito.

Las irregularidades por las que Julio Herrera Velutini se quedó sin sus bancos en Venezuela

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Así de controversiales son los negocios del banquero Juan Carlos Escotet

Published

on

By

Spread the love

Juan Carlos Escotet nació en 1959, en Madrid. Es hijo de emigrados españoles a Venezuela, país en el que hizo fortuna. La tercera por importancia de Latinoamérica, según Forbes, con cerca de 1.500 millones de dólares, tras llevar a su grupo Banesco, al liderazgo del sector financiero privado.

A los 20 años inició su carrera profesional en Banco Unión, en Venezuela. Poco después fundó Escotet Casa de Bolsa, que, en 1991, daría lugar a Banesco Banco Universal.

Escotet presuntamente mantenía negocios con el fallecido Hugo Chávez, de hecho asistió al entierro en marzo de 2013.

A Escotet también se le vincula con el general venezolano Hugo Carvajal, juzgado por delitos que en España equivalen a que pertenencia a una organización criminal con terrorismo y tráfico de drogas en su modalidad agravada. A Miguel Ángel Capriles López también se le cuestiona por sus negocios con el chavismo en Venezuela, a lo cual algunos señalan que ayudado por Escotet, ha invertido en España su opaca fortuna, logrando saltar débiles controles contra la legitimación de capitales

La oposición venezolana también se ha mostrado muy crítica con Escotet, a quién se le acusó de ser un colaborador del “chavismo” y un vehículo de lavado del dinero del narcotráfico. Con Nicolás Maduro las cosas no han hecho más que empeorar. Pero no reniega de los políticos.

El banquero financió la campaña de Henrique Capriles para las presidenciales. Sin éxito, como ha quedado demostrado.

En el año 2015, Banesco Panamá recibió una multa de 614 mil dólares por violar normas de prevención al blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El mito recibía su primera dosis de realidad.

Según informó el medio El Confidencial, Abanca entró como «objetivo prioritario» de esta unidad de delincuencia financiera española por sospechas de que había procesado fondos ilícitos de clientes latinoamericanos.

Continue Reading

Internacionales

El boliburgués Diego Salazar recibió soborno millonario de una empresa española

Published

on

By

Spread the love

Diego Salazar se habría gastado parte de los 2,7 millones de euros de un soborno en una estadía por 1 millón de euros en un hotel de lujo de París. 

Se abrió un nuevo episodio en la saga de corrupción de PDVSA en Europa. Una jueza de Andorra acaba de acusar a otro empresario español por su papel en la trama de lavado de dinero que involucra a la estatal petrolera venezolana.

Según documentos vistos por el diario El País, el fabricante sevillano de generadores eléctricos Ingelec pagó 2,7 millones de euros a la red de sobornos de PDVSA.

Como en todos estos casos, los pagos se realizaban con la intermediación de Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, el zar petrolero de Hugo Chávez.

Ramírez y Salazar se dedicaron a cobrar sobornos a empresas a cambio de adjudicaciones públicas en Venezuela durante el Gobierno de Chávez.

El entramado ocultó en Andorra unos 2.000 millones de euros entre 2007 y 2012. Principalmente, a través de la Banca Privada d’Andorra (BPA).

Esa institución financiera fue intervenida en 2015 por su participación en la trama internacional de corrupción protagonizada por Odebrecht.

La Justicia andorrana imputó el pasado mayo a Ingelec por un presunto delito de blanqueo de capitales. La firma sevillana transfirió entre 2009 y 2010 un total de 2,7 millones de euros a una sociedad panameña.

El dinero acabó en una cuenta en la Banca Privada d’Andorra. La cuenta era utilizada para pagar gastos del primo de Rafael Ramírez, Diego Salazar.

Salazar es uno de los presuntos cabecillas de la trama. Y figura desde 2018 entre los 28 procesados ​​por un juzgado de Andorra por integrar esta red de sobornos y corrupción vinculada con PDVSA. Allí también están los exviceministros chavistas de Energía, Javier Alvarado y Nervis Villalobos.

Corrupción y lujo

Los fondos de Ingelec acabaron en una cuenta en el BPA que se utilizó para abonar en 2009 gastos de alojamiento de más de un millón de euros en el hotel de lujo Four Seasons de París. También para enviar 834.000 euros a Estados Unidos para la compra de un inmueble.

Los investigadores andorranos sospechan de la transferencia de Ingelec. Y sostienen que la firma sevillana abonó los fondos a través de la sociedad pantalla (sin actividad) Pessons Mountains del empresario venezolano Roberto Javier Cobucci.

Cobucci justificó ante la BPA que el dinero de Ingelec respondía a un contrato público para la instalación, montaje y mantenimiento de maquinaria para la compañía Electricidad de Caracas.

Los investigadores cuestionan esta versión. “No se ha tenido acceso al encargo de Electricidad de Caracas”, indican en un informe del pasado marzo.

Junto a Ingelec, la jueza andorrana Stéphanie García imputó el pasado mayo por blanqueo a Cobucci y a su sociedad Pessons Mountains.

No es la primera vez que los fondos del primo de Rafael Raímrez centran la mirada de los investigadores andorranos, dice El País.

El empresario intentó en 2012 enviar 40 millones de Suiza a Francia para la adquisición de una propiedad. Pero una juez bloqueó esta operación.

Con información de El País.

Vía Primer Informe

Continue Reading

Internacionales

Biografía repasa la trayectoria de un magnate británico cuyo imperio quebró tras su misteriosa muerte en Gran Canaria

Published

on

By

Spread the love

Se abre el telón y aparece el cuerpo desnudo de un británico flotando en el mar a 27 millas de Gran Canaria. Nombre: Robert Maxwell. Profesión: magnate de la comunicación. Causa de la muerte: accidente, suicidio o asesinato. Se cierra el telón; empieza el espectáculo grotesco, reseña Carlos Prieto  en EL CONFIDENCIAL.

La muerte de Robert Maxwell tras desaparecer de su yate, la madrugada del 5 de noviembre de 1991, puso a prueba los rituales sociales británicos, no por su enigmático final (se llegó a especular que había fingido su propia muerte), sino por la bipolar valoración de su trayectoria. Con el cadáver caliente, los líderes políticos (Thatcher, Major, Kinnock) le elogiaron por sus aportaciones a la democracia, los periódicos glosaron su figura e Inglaterra convirtió su muerte en un Cluedo. Casi nadie había tenido buenas relaciones con Maxwell en vida, pero cuando un vip muere por sorpresa, se tiende al ditirambo.

Duelo de titanes

Solo Rupert Murdoch, némesis de Maxwell, mantuvo a raya la hipocresía tras el deceso. “Entre toda la efusividad, uno de los tributos fue breve hasta la sequedad. ‘Robert Maxwell fue un hombre notable. Mi mujer y yo hemos dado personalmente el pésame a su viuda y su familia’, dijo Rupert Murdoch”. Lo cuenta John Preston en ‘Fall’, fascinante biografía de Maxwell publicada ahora en el Reino Unido.

En efecto, había mucha tensión interna en las condolencias de Murdoch. El magnate australiano llevaba un cuarto de siglo disputando a Maxwell el control de la prensa británica popular, batalla en la que Murdoch profirió las mayores puñaladas traperas, y Maxwell los insultos más gruesos: “Ese australiano bastardo”.

Los piques empezaron a principios de los sesenta, cuando Maxwell trató de timar a Murdoch en un negocio de enciclopedias. Cada vez que competían por comprar un rotativo, Murdoch solía ganar y Maxwell patalear, reflejo de la naturaleza (frío y astuto uno; histriónico y volcánico el otro) de estos dos monstruos de la comunicación, las negociaciones despiadadas y el fango. Murdoch utilizó tanto juego sucio como Maxwell, pero sin una palabra de más. No obstante, dos décadas después de la muerte de su rival, Murdoch se desmelena en el libro de Preston: “Maxwell era un completo bufón”.

Resumiendo: Maxwell fue el Murdoch de barraca de feria.

Pero volvamos al pésame. Conocedor de los graves problemas económicos de su enemigo íntimo, Murdoch intuía que el imperio de Maxwell moriría con él, solo tenía que dar unas condolencias lacónicas y esperar a que la prensa empezara a escarbar…

Tormenta de mierda

En efecto, dos semanas después de la muerte de Maxwell, se desató una tormenta de mierda sobre el finado. Su grupo de comunicación estaba en quiebra: 763 millones del libras del año 91 se habían volatilizado. En un intento desesperado por tapar los agujeros y deudas de sus empresas, Maxwell se gastó los fondos de pensiones de miles de sus empleados. Drama nacional.

Maxwell pasó en tiempo récord de figura reverenciada a mayor sinvergüenza de la historia de Inglaterra. Evolución salvaje reflejada en las portadas de su tabloide estrella, el ‘Daily Mirror’, cuyos periodistas implosionaron tras saber que el patrón se había fundido los 350 millones de libras de su fondo de pensiones. Su periódico pasó en unos días de titular en portada «MAXWELL: EL HOMBRE QUE SALVÓ EL ‘MIRROR» a «LOS MILLONES DESAPARECIDOS DEL ‘MIRROR». Acompañado de editoriales desgarrados: “En este momento, ni los banqueros, ni los directivos ni nuestro ‘staff’ saben qué será del ‘Daily Mirror’ después de esto. No obstante, te prometemos [tuteo al lector típico de los tabloides] que te entregaremos la verdad sobre este asunto cuando la sepamos”.

Todo ello, en un periódico acostumbrado a hacer la píldora a su dueño más allá del ridículo. Maxwell era uno de esos editores megalómanos a los que les gustaba ver su foto en el periódico a la menor excusa: en sus primeros seis meses al frente del ‘Mirror’, su foto apareció más de 100 veces. “Manejaba el ‘Mirror’ como si fuera una broma. Siempre poniéndose en primera plana. Mi foto nunca aparece en mis periódicos, tampoco una cita mía si puedo evitarlo. Pero el ego de Maxwell era enorme”, cuenta Murdoch en el libro.

Pero el editorialista del ‘Mirror’ no fue el único que se tuvo que tragar un sapo a su muerte. El periodista Charlie Willson, elegido portavoz de la familia Maxwell a la muerte del patriarca, lo explica así en el libro: «Cuatro semanas antes, pasé varios días yendo de una televisión a otra explicando lo gran hombre que había sido Maxwell. Ahora tenía que hacer todo el recorrido de nuevo diciendo lo cerdo y lo sinvergüenza que era».

‘The Sun’ fue especialmente sangrante con la caída de Maxwell: para agradar a su propietario (Murdoch), pero también para ajustar cuentas con su principal rival en los quioscos, el laborista ‘Mirror’ (espejo en inglés), nombre apto para uno de esos titulares/juego de palabras marca de la casa: “ESPEJITO, ESPEJITO, ¿QUIÉN ES EL MAYOR LADRÓN DE TODOS?». Repuesta: MAXWELL.

Siga leyendo en EL CONFIDENCIAL

Continue Reading

Trending