fbpx
Connect with us

Colombia

La DEA investiga a Juan José y Reinaldo Slebi de la Rosa en Colombia por sus vínculos con Alex Saab

Published

on

Spread the love

Juan José y Reinaldo Slebi de la Rosa son golfistas, dueños de empresas en Colombia y Panamá y miembros de un exclusivo club barranquillero.

Por EL TIEMPO

En la arenosa dicen que eran cercanos a Álex Saab Moran, antes de que este se convirtiera en objetivo de la justicia de Estados Unidos, como presunto lavador y testaferro de Nicolás Maduro.

Y allegados a Saab agregan que fueron ellos quienes le presentaron a Álvaro Pulido, otro de los que aparecen en el indictment por lavado, superior a los 350 millones de dólares y vinculados a corrupción en las entrañas del régimen venezolano.

Pero esos nexos sociales y circunstanciales entre Saab y los Slebi –que al parecer también coincidieron en el Mundial de fútbol de Rusia– no son los que le interesan a la DEA.

EL TIEMPO estableció que entre las transacciones que aparecen en el expediente que sirvió de sustento para pedir la captura de Saab en Cabo Verde (el 13 de junio) y ahora su extradición, hay al menos siete en las que se menciona a los empresarios.

Fuentes enteradas del proceso le confirmaron a este diario que los giros están vinculados a una tarjeta de crédito de Juan José Slebi, que amparaba a Saab y Pulido: los números son 37695001271838 y 371695001272002, con fecha de vencimiento de octubre de 2016.

Soborno y exportaciones

EL TIEMPO investigó y estableció que agentes de la DEA documentaron que por esa vía Saab movió a Estados Unidos al menos 420.000 dólares.

En folios que reposan en el proceso de extradición en su contra, a los que EL TIEMPO tuvo acceso, se asegura que las tarjetas de crédito extendidas sí existieron, pero supuestamente fueron usadas para cubrir gastos legales y no sobornos a funcionarios venezolanos.

De hecho, miembros de su defensa en Cabo Verde andan diciendo que ya se allegaron las pruebas de la legalidad de los giros y que, por eso, Estados Unidos tuvo que retirar siete de los ocho cargos que presentó para la extradición, y que implicaban los jugosos movimientos con las tarjetas de crédito.

Según dicen, Saab no tenía necesidad de pagar sobornos en Venezuela, porque sus negocios contaban con la bendición del régimen. Además, el ingreso de material para la construcción de casas subsidiadas estaba exento de aranceles de importación y tasas aduaneras. Y agregan que hay constancias de que las viviendas sí se construyeron.
Sobre el tema de las tarjetas, aseguran que fue un favor de unos exaliados y que el tema salió a relucir porque se distanciaron de ellos, luego de que supuestamente les habían ofrecido mover hilos para conseguirles visas americanas.
“Álvaro Pulido nunca ha tenido visa a Estados Unidos y Saab la tuvo hace años. El único que aparece con visado es su hijo Shady, a quien se la concedieron, de 2014 a 2018: primero, para que estudiara en Los Ángeles y en la New York Film Academy y luego, para trabajar en proyectos de filmación”, explicaron fuentes enteradas del caso en Cabo Verde.
Siga leyendo en EL TIEMPO

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colombia

Así describen la carta de 2020 en la que Piedad Córdoba defiende a Alex Saab

Published

on

By

Spread the love

Andres Vasquez
@surepresentante

Hoy me parece muchos más interesante la información que revela @ELTIEMPO, sobre una carta desconocida de sept 2020, de Indepaz y Piedad Cordoba, en la que se hacen parte de la estrategia de la defensa de Alex Saab. Hoy Alex es líder social y diplomático. Alguien está desesperada

Andres Vasquez
@surepresentante

Señores @Indepaz, ya que lo hicieron en las tinieblas, pero ya salió a la luz. ¿Tendrían ustedes la amabilidad de publicar la carta que firmaron con Piedad Cordoba para interceder por la Liberación de Alex Saab?

Continue Reading

Colombia

María Fernanda Cabal: Cansados del miedo

Published

on

By

Spread the love

Bogotá fue nuevamente escenario de un caso desafortunado en el que la ciudadanía indefensa, buscó protegerse de la delincuencia.

Por María Fernanda Cabal | mariafernandacabal.com

En horas de la noche, al interior de un bus del SITP, un pasajero anónimo frustró un robo luego de forcejear con uno de los atracadores y propinarle una herida mortal; con la misma arma con la que había amenazado al resto de los pasajeros.

Por desgracia, ese ciudadano, valiente como pocos, hoy está escondiéndose de las autoridades por temor a ser castigado por ejercer su derecho a la legítima defensa, cuando su vida y su patrimonio se vieron amenazados por la violencia y la arbitrariedad del hurto callejero.

La inseguridad en nuestro país nos afecta a todos y nuestras ciudades están gobernadas por el miedo. En Bogotá, por citar un ejemplo, el 84% de los ciudadanos se sienten más inseguros, como lo revela la última Encuesta de Convivencia y Seguridad Ciudadana del DANE. Pero, no se trata sólo de un problema de percepción, a pesar de que la alcaldesa Claudia López insiste en celebrar con bombos y platillos la “reducción de las tasas de criminalidad” respecto al año anterior, como si el 2019 y el 2020 fueran comparables.

La realidad es otra: la inseguridad en Bogotá ha venido creciendo desde el inicio de la pandemia. Según los últimos informes publicados de la Secretaría de Seguridad, en el mes de noviembre se reportaron 84 homicidios, 710 casos de hurto a residencias, 319 a automotores, 315 a motocicletas, 870 robos de bicicletas y lo peor: 7030 hurtos a personas y 4352 robos de celulares.

Frente a éstas cifras, que son la radiografía de la mayoría de las ciudades, los colombianos están pidiendo a gritos poderse defender de los peligros constantes a los que están expuestos; sumándose, por supuesto, la población rural ubicada en zonas de difícil acceso, en donde el Estado tiene limitantes innegables para garantizar la presencia permanente de la Fuerza Pública.

Ésta debería ser una razón suficiente para retomar el debate alrededor del porte legal de armas y abrirnos a ésta alternativa. Pero por desgracia, el Gobierno Nacional insiste en una normatividad que no protege a los ciudadanos.

El pasado 31 de diciembre, desde la Presidencia de la República se volvió a extender la suspensión general de los permisos de porte de armas de fuego en todo el territorio nacional. Incumpliendo sus promesas, el Gobierno que elegimos en las urnas, mantiene en firme una medida que data del nefasto gobierno de Juan Manuel Santos y que, en la práctica, a pesar de los denominados «permisos especiales», deja a los ciudadanos a merced de la delincuencia; lo que beneficia únicamente a los bandidos, acostumbrados a violar la ley.

Quien delinque, no lo hace con un arma legal y sabe perfectamente que el otro está desprotegido. El problema en sí no son las armas, el problema es que están en las manos equivocadas porque hay una clara diferencia entre quien la porta para protegerse y quien la usa para hacer daño.

Siga leyendo en mariafernandacabal.com

Continue Reading

Colombia

Así tratarían en Colombia de imponer la tesis de Alex Saab sobre una supuesta “conspiración” de Estados Unidos en su contra

Published

on

By

Spread the love

En Colombia los protectores de Alex Saab, se escucha, están invirtiendo mucho dinero para hacer que se difundan historias a favor de las pretensiones del colombiano.

La sola historia de EL TIEMPO sobre un supuesto plan secreto de Estados Unidos para evitar que Alex Saab Escape de Cabo Verde forma para algunos, parte de aventureras hazañas de Abelardo De La Espriella y otros defensores del hoy preso en el país africano.

Pero la verdad emerge y todas esas historias quedan sumergidas en un océano de contrariedades.


El plan secreto de EE. UU. para que Álex Saab no se escape

En las últimas horas quedó demostrado que el barranquillero Álex Saab Morán no es un simple contratista del régimen de Nicolás Maduro. Su nombramiento como embajador permanente y plenipotenciario ante África –revelado por EL TIEMPO– confirmó la importancia que este tiene para Maduro, quien intenta desesperadamente otorgarle inmunidad ad portas de su extradición a Estados Unidos.

Por EL TIEMPO

La jugada diplomática para favorecer al señalado testaferro del dictador venezolano fue desestimada por el gobierno Trump. Pero empezó a confirmar lo que hasta ahora era un rumor.

El diario ‘The New York Times’ señaló hace algunos días que el crucero lanzamisiles San Jacinto cumplió una misión militar en Cabo Verde para evitar la huida de Saab y ya fue retirado de la zona.

Sin embargo, EL TIEMPO confirmó que no se trató de un hecho aislado y que, además de movimientos judiciales, Estados Unidos está ejecutando discretas tácticas militares en torno a una trama que va más allá de millonarios contratos turbios firmados por Saab o del ocultamiento de oro y dólares robados por el régimen.

Para agentes federales es claro que el intento de Maduro por proteger a Saab se debe a que el barranquillero tiene las claves de acuerdos secretos con Irán, Turquía y hasta Rusia, que pueden afectar la seguridad de Estados Unidos y de la región.

De hecho, hace 5 días, Irán salió a acusar al gobierno Trump de hacer provocadoras maniobras militares, por la región, con aviones bombarderos, que podrían escalar.

“El buque de guerra San Jacinto ya fue movido de esas coordenadas. Pero le puedo confirmar que llegó otro crucero a reemplazarlo y en este momento se está acercando uno más desde el Atlántico Norte”, le dijo a este diario una fuente federal desde Estados Unidos.

El monitoreo

Y agregó que si bien cumplen misiones alternas en la zona, la vigilancia en torno a Saab es una de ellas. Además, que con ese mismo propósito hay varios agentes en la embajada de su país en Cabo Verde, la misión diplomática más antigua en ese país insular.

EL TIEMPO también confirmó que dos países europeos amigos están apoyando la vigilancia en la zona desde junio, cuando Saab fue capturado en tránsito hacia Irán, a donde iba a negociar gasolina, alimentos y medicinas, de cara a la pandemia, pero también del agresivo bloqueo gringo.

“Uno de esos países tiene en aguas cercanas una nave destinada a monitorear comunicaciones. Al igual que los cruceros nuestros, tienen satélites y tecnología”, explicó la fuente.

Y agregó que fue gracias a ese monitoreo que se detectó a un avión iraní al que Cabo Verde negó el permiso de permanencia. Información sin confirmar dice que la aeronave partió luego hacia Venezuela, sin la carga que quería: Saab.

Para ese momento, Venezuela ya estaba pidiendo que, a través de un gesto humanitario, se autorizara que Saab pasara las fiestas de fin de año con su familia. O que al menos se le otorgara la detención domiciliaria que ordenó el Tribunal de Justicia de África Occidental (Cedeao).

En un coctel de argumentos jurídico-diplomáticos, la defensa de Saab dice que ya hay vencimiento de términos, sin que se le defina su situación. Y que Saab es un diplomático con inmunidad.

El tema lo empezaron a mover con más fuerza cuando el San Jacinto salió de aguas caboverdianas. Incluso, alcanzaron a plantear abrir una sede diplomática en ese país a fin de que Saab la usara de cárcel domiciliaria.

Siga leyendo EL TIEMPO

Continue Reading

Trending