fbpx
Connect with us

Colombia

María Fernanda Cabal: Cambio de piel

Published

on

Spread the love

“Quiero informarle a Colombia y a la comunidad internacional que a partir de hoy llevaremos el nombre de ‘Comunes’, porque somos un partido de gente común, trabajando por un país justo y con bienestar para la gente del común”, afirmó el exjefe guerrillero Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, al anunciar que dejarían de llamarse FARC.

Por María Fernanda Cabal | mariafernandacabal.com

Según Londoño, la decisión corresponde al deseo de “desligar a los firmantes del Acuerdo Final de Paz de los actos violentos que siguen cometiendo las disidencias”. (¿Y las que ellos mismos cometieron?)

Timochenko reconoció que había sido un error mantener el nombre. ¡Claro! Con su arrogancia infame pretendieron que los recuerdos de un pueblo fatigado por su barbarie, se olvidaran bajo la fragilidad de la memoria y se pasara la página. Y no fue así.

Hoy caen en cuenta que haber dejado el nombre Farc fue un error; y que no se puede pasar por alto que en el Acuerdo de La Habana se negoció la dignidad de toda una nación; por ende, es necesario invocar la memoria del olvido y borrar sus crímenes. Ya el Tribunal JEP les garantizó impunidad con la selección de jueces a su medida. ¿Cómo se puede aspirar a sanar las heridas, si lo que ocurrió realmente no es develado?

El caso de Sudáfrica es un vivo ejemplo de la importancia de la verdad a la hora de querer reescribir un nuevo capítulo como sociedad.

Con todo y sus debilidades, una vez abolido el ‘apartheid’, hubo algún grado de arrepentimiento por parte de los victimarios, reconociendo la verdad como una condición indispensable para el perdón.

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación -TCR-, creada como una herramienta de justicia restaurativa, habilitó el escenario donde testigos y víctimas podían presentar declaraciones por las graves violaciones a los derechos humanos, como también los responsables de dichos crímenes.

Bajo éste esquema, se realizaron encuentros entre víctimas y victimarios brindando mayor preponderancia a las primeras, otorgando amnistía a los segundos, basada en el principio de satisfacción mutua. Además, se garantizó la participación de la comunidad en todo el proceso, convirtiéndose en una catarsis colectiva.

Casi dos mil audiencias públicas que tuvieron como finalidad exponer a la sociedad las ofensas cometidas durante el régimen, rindiendo cuentas a nivel social.

En Colombia el escenario es bien diferente. Y tanto en el Tribunal JEP como en la Comisión de la Verdad -ésta última presidida por el sacerdote marxista Francisco de Roux, y con una selección de comisionados de izquierda que no pertenecen a ninguna organización de víctimas de las Farc-, cambian las versiones y los nombres de sus actuaciones atroces.

El reclutamiento ni existió, siendo evidente ante los ojos de cualquier incauto. Así, los impunes de las Farc moldean los hechos y pervierten la historia. Los antiguos campos de concentración -donde eran apiñados como gallinas en un galpón centenares de soldados, policías y civiles con cadenas en sus cuellos, ajustadas con pesados cerrojos-, son descritos en audiencias a puerta cerrada como lugares de reclusión legal de “rehenes”, donde se les brindaba un buen trato.

También, atentados con carro bomba como el de la Escuela Superior de Guerra en Bogotá -el 19 de octubre de 2006-, que dejó 14 militares heridos y secuelas irreversibles en jóvenes que, en estado de indefensión, fueron blanco de la crueldad que arrojan los actos terroristas; son enmarcados por la Jurisdicción Especial para la Paz dentro del Derecho Internacional Humanitario, otorgando la amnistía y la libertad inmediata a su autora ‘Mata Hari’, además de ordenar el retiro de la calidad de víctima a los militares heridos, la mayoría con lesiones de carácter permanente.

Siga leyendo en mariafernandacabal.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colombia

Libro describe relaciones políticas de Alex Saab en Colombia

Published

on

By

Spread the love

Un libro sobre el empresario colombiano Álex Saab condensa la investigación del periodista colombiano Gerardo Reyes, jefe de la Unidad Investigativa de Univisión, e indaga en la relación entre el barranquillero y diversas figuras de la política colombiana. Además, revela situaciones en las que se vio involucrado Saab, incluidos sus encuentros con la Administración de Control de Drogas de EE. UU. (DEA) en distintas partes del mundo.

El reportaje, de 352 páginas, titulado Álex Saab, la verdad sobre el empresario que se hizo millonario a la sombra de Nicolás Maduro, y que ya está disponible en las librerías colombianas, cuenta cómo Saab, detenido en Cabo Verde, escapó de un operativo de la policía colombiana y la DEA en Colombia.

El libro de Reyes, de acuerdo con lo reseñado por medios colombianos, como W Radio y Periferia Urbana, se enfoca también en las relaciones entre Saab y figuras políticas colombianas, como Piedad Córdoba y el abogado Abelardo de la Espriella, así como con un espiritista del Gobierno colombiano conocido como Ñeñe Hernández, entre otros.

De acuerdo con el autor, el punto de partida de la investigación fue la propia demanda que en su contra realizó Saab en Estados Unidos y bajo presión del abogado de la Espriella. «A partir de ese punto empiezo a prepararme para un eventual juicio y, con la suerte del periodista, empiezo a conocer gente y a acceder a documentos sobre cada etapa de la vida de este hombre que era conocido en Barranquilla como un empresario y no trascendía», dijo Reyes a W Radio.

Sobre sus reuniones con la DEA, Reyes dijo a W Radio que Saab pensaba entregarse a las autoridades y dar explicaciones porque estaba convencido de su inocencia. Sin embargo, «llegó un punto en que, al último momento, decidió no hacerlo».

Saab fue detenido en Cabo Verde el pasado 12 de junio de 2020 y ha sido solicitada y aprobada su extradición a Estados Unidos, acusado, entre otros cargos, por lavado de activos.

Con información de W Radio y Periferia Urbana.

Vía El Pitazo

Continue Reading

Colombia

María Fernanda Cabal: Plan “burocracia Cero”

Published

on

By

Spread the love

Por María Fernanda Cabal | Opinión
mariafernandacabal.com

Ante cualquier escenario de crisis, es preciso hacer un retroceso en la historia y conocer las causas y las posibles decisiones que, en el pasado, se hayan tomado para poder recobrar la senda del progreso.

En 1977, cuando el demócrata Jimmy Carter, asumió la Presidencia de Estados Unidos, recibió un país que crecía al 4,6% y en sus dos últimos años de gobierno, tuvo el mediocre desempeño de -0,2% (1980) y 2,5% (1981).

Luego, en 1981, asumió la presidencia el republicano Ronald Regan, un defensor del libre comercio, la propiedad privada y el tamaño limitado del Estado. Si bien en 1982 el crecimiento había sido de -1,8%, en los años siguientes la Unión Americana logró en 1984, la insólita tasa de crecimiento del 7,2%.

Pero… ¿Qué fórmula utilizó el Presidente Reagan para salir de la crisis de Carter? La respuesta está en una frase que pronunció en el primer año de su mandato: “en la presente crisis, el gobierno no es la solución para nuestros problemas, el gobierno es el problema”.

La burocracia, las altas tasas impositivas y las excesivas regulaciones, son trabas innegables para el crecimiento del sector privado del cual -contradictoriamente- se sirve, con el pago de sus impuestos.

Lo curioso es que las características antes mencionadas son, per se, una descripción exacta de lo que sucede en Colombia: en medio del fuerte golpe económico causado por la pandemia del Covid-19, sale a la luz la necesidad imperiosa de hacerle cambios estructurales al Estado, empezando por su reducción.

La función pública prioriza su nómina sobre los ingresos de los ciudadanos, que han visto cómo en el último año su libertad se ha visto cercenada -a pesar de estudios que demuestran la ineficacia de las cuarentenas-, afectando la generación de riqueza al detener el funcionamiento del comercio y limitar la capacidad de producción de las empresas, obligándolas incluso a reducir sus puestos de trabajo. Aumentar las regulaciones no es la solución, sino el problema.

No podemos creer la mentira de la supuesta “solidaridad Estatal”, pues lo que el gobierno le entrega con la mano derecha, se lo quita con la mano izquierda; la evidencia está en la reforma tributaria presentada como contra prestación de “ayudas gratis”.

Otro ejemplo que vale la pena destacar es Estonia. En 2008 explotó la crisis financiera, cuyo génesis fueron ‘the community reinvestment act’ (1977) aprobada por Jimmy Carter, con el objetivo de entregar créditos a personas sin capacidad de pago; y las entidades estatales Fannie Mae y Freddie Mac, que crearon los Mortgage-Backed Security (MBS).

Dicha crisis golpeó fuertemente al mundo. Pero mientras el PIB de España, Alemania, Estados Unidos y Portugal cayó el -3,7%, -5,6%, -2,5%, -3,1% respectivamente; en Estonia fue del -14,4%. Ahora, la caída del PIB en Colombia para el año 2020 fue de -6,8%, un poco menos que la que tuvo Estonia producto de la crisis financiera; sin embargo, su solución fue muy diferente a la que hoy propone el gobierno colombiano.

Estonia tuvo tres opciones: 1. Esperar a ser rescatada por la Unión Europea (como hizo Grecia); 2. Subir los impuestos (como plantea Colombia); 3. Hacer una disminución drástica del tamaño del Estado.

Partiendo de la evidencia, se descartaron las dos primeras alternativas y decidieron aventurarse por un camino del cual no tenían una experiencia cercana.

El gobierno de dicho país decretó una leve disminución de impuestos y redujo drásticamente sus gastos; consecuencia de ello, en el 2009 despidió al 40% de los funcionarios públicos para aliviar las cargas sobre el sector privado.

Un sistema tributario ejemplar como el de Estonia -el más competitivo de Europa según la Tax Foundation-, sumado a una baja regulación, un proceso de identificación y corrección de ineficiencias y un Estado pequeño, conformaron la piedra angular de la recuperación del otrora territorio comunista.

Las consecuencias de dichos cambios los siguen acompañando en la actualidad. El desempleo durante la pandemia en Estonia es del 6,4% frente al 15,4% de Colombia. En cuanto al crecimiento económico, en el 2019 Estonia reportaba un 4,9% frente al 0,5% de Alemania, 1,9% de España y al 2,1% de Estados Unidos. En cuanto a PIB per cápita, Estonia logra la suma de $USD 29.600, frente a los $USD 6.428 de los colombianos.

Nosotros necesitamos con urgencia entrar en un plan “burocracia 0” y corregir las ineficiencias del Estado. Al tiempo, se debe disminuir impuestos, eliminar regulaciones innecesarias, disminuir los costos asociados a la creación de empresa y facilitar la generación de nuevos emprendimientos. Es hora de hacer más con menos.

Es increíble que el gobierno le pague a expertos para saber cómo sacar más dinero de los bolsillos de las familias de la clase media, pero no para ver cuáles son sus falencias.

La mejor política social que se puede implementar es la del empleo, pues es la única que dignifica y libera al ser humano.

Continue Reading

Colombia

Alex Saab reconoció su amistad con el abogado Abelardo de la Espriella

Published

on

By

Spread the love

Alex Saab, detenido en Cabo Verde y quien sería extraditado a Estados Unidos acusado de supuesto lavado de activos, habló con el diario colombiano El Espectador sobre su relación con el abogado Abelardo de la Espriella.

Casi un año después de ser capturado en Cabo Verde, el colombiano Alex Saab Morán permanece en ese país mientras se resuelve la batalla jurídica con la que sus abogados pretenden frenar su extradición a Estados Unidos, donde la justicia lo acusa de lavar dinero y de ser el testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En entrevista con El Espectador, Alex Saab afirmó este domingo que no considera que esté detenido, sino “secuestrado”. Según él, no hay justicia en el país africano, que lo detiene de forma “ilegal y arbitraria”. Saab habló también de su estatus diplomático, de la investigación penal en su contra en Colombia y de su relación con la exsenadora Piedad Córdoba y el abogado Abelardo de la Espriella, reseñó El Espectador.

Alex Saab afirmó que Abelardo de La Espriella “es un gran abogado y amigo” y que “sus credenciales profesionales son bien conocidas por todos”. Ante la pregunta de si el abogado conocía de su cercanía con el gobierno venezolano y que era tratado casi como un diplomático, Saab respondió: “Simplemente ejerció como mi abogado durante unos años y dejó de serlo hace un par de años. Sigue siendo mi amigo y las diferencias políticas no tienen nada que ver con el ejercicio de su profesión”.

De la Espriella ha afirmado ser enemigo del gobierno de Nicolás Maduro e incluso sugirió, en una columna de opinión, que el presidente venezolano debía morir. Por eso, causó tanta sorpresa cuando se supo públicamente que él era el abogado de Saab. El 25 de julio de 2019, De la Espriella emitió un comunicado en el que aclaró que su firma atiende persona naturales y juridícas, “sin distingo ideológico” y que “las valoraciones previas a la aceptación de un caso son puramente técnicas y, por ello, en las mismas, no tienen cabida razonamientos subjetivos de orden político”.

En ese mismo comunicado, De la Espriella informó que, desde hacía seis años, Saab era cliente de su firma y que era su apoderado en la investigación penal que se adelanta en su contra en Colombia por supuesto lavado de activos. El Espectador ya había revelado que la Fiscalía investigaba a Saab por supuestamente acudir a múltiples maniobras para evadir responsabilidades tributarias y aduaneras, y dar apariencia de legalidad a un esquema irregular de exportaciones e importaciones, especialmente a través de su empresa Shatex S.A., que durante años se dedicó a la exportación de textiles y materiales de construcción.

En dicha investigación, la Fiscalía abrió un segundo proceso en contra de un policía que filtró la captura de Saab y varios de sus familiares, por lo que se frustró el operativo el 25 de septiembre de 2018. Se trata del patrullero Eddie Pinto, quien fungía como analista de interceptaciones dentro del grupo de Policía que investigaba a los Saab y a quien le imputaron cargos por cohecho y violación ilícita de comunicaciones o de correspondencia de carácter oficial. Surgió la duda de si personas cercanas a Saab fueron quienes contactaron al agente de la Dijín para que les filtrara datos de la operación o si se trató de un caso de extorsión, como dijo la defensa de Saab.

De la Espriella, en su condición de apoderado de Saab, aseguró que funcionarios judiciales y miembros de la Policía habrían intentado extorsionar a Saab para entregarle información sobre las investigaciones y que eso fue denunciado en la Fiscalía. En el expediente consta que la abogada María Paula Escorcia, quien trabajó con Abelardo de la Espriella, se acercó a la Fiscalía en Barranquilla a entregar detalles del supuesto caso de extorsión. La defensora reveló que desde los primeros días de septiembre el patrullero Pinto se comunicó con ella, a través de Facebook, para decirle que era policía judicial y trabajaba en un caso de interés para su jefe, y para pedirle dádivas a cambio de información.

“Anuncio que llevaré este caso hasta las últimas consecuencias y demostraré como el nombre del señor Alex Saab ha sido pisoteado injustamente”, sostuvo de la Espriella en octubre de 2018. Sin embargo, meses después, a mediados de 2019, el abogado dijo haber renunciado a Saab como su cliente, después de que éste fue incluido en la lista OFAC, también conocida como Lista Clinton. No obstante, el periodista Daniel Coronell ha dicho que De la Espriella “no ha podido mostrar el documento de renuncia al poder de Alex Saab”.

Siga leyendo en El Espectador

Continue Reading

Trending