fbpx
Connect with us

Internacionales

Biografía repasa la trayectoria de un magnate británico cuyo imperio quebró tras su misteriosa muerte en Gran Canaria

Published

on

Spread the love

Se abre el telón y aparece el cuerpo desnudo de un británico flotando en el mar a 27 millas de Gran Canaria. Nombre: Robert Maxwell. Profesión: magnate de la comunicación. Causa de la muerte: accidente, suicidio o asesinato. Se cierra el telón; empieza el espectáculo grotesco, reseña Carlos Prieto  en EL CONFIDENCIAL.

La muerte de Robert Maxwell tras desaparecer de su yate, la madrugada del 5 de noviembre de 1991, puso a prueba los rituales sociales británicos, no por su enigmático final (se llegó a especular que había fingido su propia muerte), sino por la bipolar valoración de su trayectoria. Con el cadáver caliente, los líderes políticos (Thatcher, Major, Kinnock) le elogiaron por sus aportaciones a la democracia, los periódicos glosaron su figura e Inglaterra convirtió su muerte en un Cluedo. Casi nadie había tenido buenas relaciones con Maxwell en vida, pero cuando un vip muere por sorpresa, se tiende al ditirambo.

Duelo de titanes

Solo Rupert Murdoch, némesis de Maxwell, mantuvo a raya la hipocresía tras el deceso. “Entre toda la efusividad, uno de los tributos fue breve hasta la sequedad. ‘Robert Maxwell fue un hombre notable. Mi mujer y yo hemos dado personalmente el pésame a su viuda y su familia’, dijo Rupert Murdoch”. Lo cuenta John Preston en ‘Fall’, fascinante biografía de Maxwell publicada ahora en el Reino Unido.

En efecto, había mucha tensión interna en las condolencias de Murdoch. El magnate australiano llevaba un cuarto de siglo disputando a Maxwell el control de la prensa británica popular, batalla en la que Murdoch profirió las mayores puñaladas traperas, y Maxwell los insultos más gruesos: “Ese australiano bastardo”.

Los piques empezaron a principios de los sesenta, cuando Maxwell trató de timar a Murdoch en un negocio de enciclopedias. Cada vez que competían por comprar un rotativo, Murdoch solía ganar y Maxwell patalear, reflejo de la naturaleza (frío y astuto uno; histriónico y volcánico el otro) de estos dos monstruos de la comunicación, las negociaciones despiadadas y el fango. Murdoch utilizó tanto juego sucio como Maxwell, pero sin una palabra de más. No obstante, dos décadas después de la muerte de su rival, Murdoch se desmelena en el libro de Preston: “Maxwell era un completo bufón”.

Resumiendo: Maxwell fue el Murdoch de barraca de feria.

Pero volvamos al pésame. Conocedor de los graves problemas económicos de su enemigo íntimo, Murdoch intuía que el imperio de Maxwell moriría con él, solo tenía que dar unas condolencias lacónicas y esperar a que la prensa empezara a escarbar…

Tormenta de mierda

En efecto, dos semanas después de la muerte de Maxwell, se desató una tormenta de mierda sobre el finado. Su grupo de comunicación estaba en quiebra: 763 millones del libras del año 91 se habían volatilizado. En un intento desesperado por tapar los agujeros y deudas de sus empresas, Maxwell se gastó los fondos de pensiones de miles de sus empleados. Drama nacional.

Maxwell pasó en tiempo récord de figura reverenciada a mayor sinvergüenza de la historia de Inglaterra. Evolución salvaje reflejada en las portadas de su tabloide estrella, el ‘Daily Mirror’, cuyos periodistas implosionaron tras saber que el patrón se había fundido los 350 millones de libras de su fondo de pensiones. Su periódico pasó en unos días de titular en portada «MAXWELL: EL HOMBRE QUE SALVÓ EL ‘MIRROR» a «LOS MILLONES DESAPARECIDOS DEL ‘MIRROR». Acompañado de editoriales desgarrados: “En este momento, ni los banqueros, ni los directivos ni nuestro ‘staff’ saben qué será del ‘Daily Mirror’ después de esto. No obstante, te prometemos [tuteo al lector típico de los tabloides] que te entregaremos la verdad sobre este asunto cuando la sepamos”.

Todo ello, en un periódico acostumbrado a hacer la píldora a su dueño más allá del ridículo. Maxwell era uno de esos editores megalómanos a los que les gustaba ver su foto en el periódico a la menor excusa: en sus primeros seis meses al frente del ‘Mirror’, su foto apareció más de 100 veces. “Manejaba el ‘Mirror’ como si fuera una broma. Siempre poniéndose en primera plana. Mi foto nunca aparece en mis periódicos, tampoco una cita mía si puedo evitarlo. Pero el ego de Maxwell era enorme”, cuenta Murdoch en el libro.

Pero el editorialista del ‘Mirror’ no fue el único que se tuvo que tragar un sapo a su muerte. El periodista Charlie Willson, elegido portavoz de la familia Maxwell a la muerte del patriarca, lo explica así en el libro: «Cuatro semanas antes, pasé varios días yendo de una televisión a otra explicando lo gran hombre que había sido Maxwell. Ahora tenía que hacer todo el recorrido de nuevo diciendo lo cerdo y lo sinvergüenza que era».

‘The Sun’ fue especialmente sangrante con la caída de Maxwell: para agradar a su propietario (Murdoch), pero también para ajustar cuentas con su principal rival en los quioscos, el laborista ‘Mirror’ (espejo en inglés), nombre apto para uno de esos titulares/juego de palabras marca de la casa: “ESPEJITO, ESPEJITO, ¿QUIÉN ES EL MAYOR LADRÓN DE TODOS?». Repuesta: MAXWELL.

Siga leyendo en EL CONFIDENCIAL

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Por esto no le creyeron a Leopoldo López cuando habló de qué vive en España

Published

on

By

Spread the love

Leopoldo López asegura vivir en España con ayuda de su familia y de las cosas que vendió en Venezuela, pero algunos no le creen…

 

Continue Reading

Internacionales

Así describen las sociedades de unos Capriles para conseguir negocios con Citgo

Published

on

By

Spread the love

Jorge Echenagucia Cioppa es un ingeniero químico de 71 años que trabajó en PDVSA y que llegó a ser, entre 1998 y 2000, el Gerente General del terminal de embarque, por dónde se exporta el mayor volumen de crudo pesado de Venezuela.

En este caso La Tabla ha localizado datos que demuestran que el interés de Jorge Echenagucia Vallenilla, ya no son en las importaciones, sino el petróleo, lo cual es absolutamente consistente pues finalmente las divisas que son su objetivo provienen de esa fuente.

Sin embargo este proceso ocurre en medio de un prolongado y cada vez más estricto bloqueo comercial que impide los negocios entre entidades creadas de EEUU y el Gobierno de Venezuela.

Pero el negocio de marzo 2019 no ha sido el único ensayo de Jorge Echenagucia para entrar al negocio petrolero. Lo hizo también en dos oportunidades en el 2016 con la creación de dos compañías en Panamá.

Una llamada Gasport International Company, S.A., creada el 11 de julio de ese año, presidida por el propio Echenagucia, y en cuya directiva figuran Mario Orlando Gatto y Alexandra Basso (residenciados en el norte de Anzoategui), y Eduardo Capriles Gonzalo, primo hermano de Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial de la oposición en 2012 (es hijo de Armando Capriles García, hermano de Henrique Capriles García).

Los negocios previstos no eran con el gobierno que encabeza Nicolas Maduro, sino con el hipotético de Juan Guaidó, que a pesar de ser de «fantasía» tiene el control del principal activo venezolano en EEUU, la corporación de refinación y distribución de combustibles, Citgo.

Vale recordar que antiguos proveedores de PDVSA desde el primer momento comenzaron a ser contratados por la «administración Guaidó» que controla desde febrero 2019 a Citgo.

Vía La Tabla | Seguros y Banca

Continue Reading

Internacionales

Proponen retirarle el Nobel de la Paz al expresidente Juan Manuel Santos

Published

on

By

Spread the love

Con una carta firmada por la senadora colombiana Maria Fernanda Cabal,  se dio inicio a la petición ciudadana para que el Comité Noruego del Nobel le retire el premio de Paz al expresidente Juan Manuel Santos.

Por mariafernandacabal.com

En el documento, se pone en conocimiento del organismo internacional información sobre el exmandatario de Colombia y Nobel de Paz (2016), Juan Manuel Santos Calderón, revelada recientemente por el exsenador colombiano, Bernardo Miguel Elías, hoy detenido en una cárcel del país por los delitos de cohecho y tráfico de influencias; conductas enmarcadas dentro del escándalo del pago de sobornos de la multinacional brasileña Odebrecht para la adjudicación de contratos de obras públicas.

El mencionado excongresista, hizo delicadas revelaciones que vinculan directamente a Santos Calderón con Eleuberto Martorelli, uno de los directivos de Odebrecht, dentro de las maniobras realizadas para conseguir aportes ilegales para la financiación de su campaña de reelección en 2014.

Estas declaraciones se suman al proceso que adelantan las autoridades colombianas contra el señor Roberto Prieto, gerente de la campaña de Juan Manuel Santos y quien fuera citado por la Fiscalía General de la Nación, para imputarle cargos por el delito de lavado de activos, por las millonarias sumas de  dinero recibidas a cambio de gestiones a favor de la multinacional en procesos de contratación pública.

Siga leyendo en mariafernandacabal.com

Continue Reading

Trending