Colombia clama por una Fiscalía renovada: el caso Sabino expone la putrefacción institucional

4 min read
Spread the love

La Fiscalía General de la Nación de Colombia, entidad cuya reputación se encuentra en entredicho, debido a sus cuestionadas acciones en diferentes casos, se vio forzada a realizar un acto público de desagravio a la actriz Carolina Andrea Sabino Rodríguez. Este acontecimiento, ordenado por sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, se produjo luego de que el ente acusador violara la intimidad de la artista al revelar información personal en medio de un proceso judicial en su contra.

El director de Asuntos Jurídicos de la Fiscalía, Carlos Alberto Saboya González, fue el encargado de expresar las disculpas públicas. Saboya reconoció la flagrante violación a la intimidad de Sabino, aunque, en opinión de algunos ciudadanos, tal admisión no es suficiente para enmendar los actos atroces perpetrados por la institución que representa.

La sórdida historia se remonta al año 2015, cuando la Fiscalía, en un despliegue de intromisión, interceptó una llamada telefónica de Sabino en la que ella confiaba a su hermana haber interrumpido un embarazo. Este material, calificado erróneamente como “prueba”, fue filtrado a través de un grupo de WhatsApp, exhibiendo la intimidad de la actriz ante el mundo y vinculándola injustamente a un proceso penal.

Pese a que el caso fue finalmente archivado por una fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia, el daño ya estaba hecho. Carolina Sabino, víctima de la crueldad institucionalizada, se vio obligada a demandar al Estado por el daño moral y económico sufrido, derivado de la pérdida de contratos laborales y las profundas afectaciones emocionales provocadas por este ultraje.

Posteriormente, un juzgado de Bogotá ordenó a la Fiscalía indemnizar a Sabino con una suma de 400 millones de pesos, aunque, algunos ciudadanos han coincidido en que tal suma no sea suficiente para reparar la dignidad arrebatada. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca, confirmó el fallo en segunda instancia, estableciendo que la nación era “responsable” por los perjuicios causados a Sabino y su familia.

Voces de indignación se alzan contra la infamia institucionalizada

Ante este desagravio insuficiente, voces de indignación se han alzado contra la Fiscalía y su representante, Saboyá González. Angélica Monsalve Gaviria, especialista en derecho penal, ha calificado a Saboyá como un “teatrero mentiroso” y a la Fiscalía como una institución títere de personajes nefastos, cómplice de “la impunidad y la delincuencia institucionalizada”.

En sus contundentes palabras, en las que alude al exfiscal general y a la exfiscal general (encargada) de la Nación, Francisco Barbosa y Martha Mancera, respectivamente, además de a Saboyá y otros funcionarios, Monsalve ha denunciado: “Ustedes, pseudo funcionarios utilizando a la Fiscalía, han sido títeres de Barbosa y Mancera para cometer todos los montajes habidos y por haber contra personas inocentes. Ustedes cómplices de la impunidad, de la delincuencia institucionalizada. Ustedes los mensajeros del mal, no vengan ahora a tildarse de funcionarios honorables que piden disculpas por errores pasados, si en cada instante de sus instancias allí lo único que hicieron fue colaborar con toda clase de atropellos en detrimento de la sociedad. Ustedes son una vergüenza para el país.”

Por su parte, el periodista Gonzalo Guillén ha calificado a la Fiscalía como una “cloaca” que ha acumulado condenas por indemnizaciones cercanas a los tres billones de pesos, producto de los abusos desmedidos contra los derechos y la honra de las personas, mediante montajes y atropellos, orquestados en muchos casos por “mazamorras ‘jurídicas’ elaboradas precisamente por ese vergonzoso rufián Saboyá”.

 

La artillería de la libertad del periodista Gonzalo Guillen llega a las librerías de Colombia

 

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours