La ventajosa «conexión aérea» entre Wingo, Stanley Motta, Laurentino Cortizo y Venezuela

3 min read
Compartir...

En medio de la crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela, hay una aerolínea de bajo costo que ha visto una oportunidad de negocio: Wingo. Se trata de una filial de Copa Airlines, la compañía panameña propiedad del empresario Stanley Motta, que ha incrementado sus vuelos a Venezuela, aprovechando la escasez de conexiones directas entre el país sudamericano y otros destinos del mundo, principalmente Estados Unidos y Panamá.

Wingo se lanzó oficialmente en diciembre de 2016, reemplazando a la antigua AeroRepública, como parte de la estrategia de Copa Airlines y Copa Airlines Colombia para competir en el mercado de las aerolíneas de bajo costo. A pesar de ser una aerolínea panameña, Copa Airlines cuenta administrativamente en Colombia con sus filiales Copa Airlines Colombia y Wingo.

Los negocios entre Panamá y Venezuela

La apuesta de Wingo por Venezuela no es casual. Responde a los intereses comerciales de su matriz, Copa Airlines, que ha mantenido una relación estrecha con el gobierno venezolano, presidido por Nicolás Maduro, a pesar de las deudas que este le ha generado. Según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Venezuela ha llegado adeudar a las aerolíneas más de 3.800 millones de dólares desde 2013, cuando el gobierno impuso un control cambiario que impidió la repatriación de los ingresos en bolívares.

Copa Airlines ha intentado cobrar infructuosamente esa deuda, recurriendo incluso a la intermediación del gobierno panameño, presidido por Laurentino Cortizo. Cortizo, aunque puertas afuera ha tratado de mostrar muy poco entendimiento con la administración de Maduro y con otros gobiernos autoritarios de izquierda, ha continuado tras bastidores manteniendo relaciones diplomáticas cordiales con los gobiernos de Cuba y Nicaragua, además del Gobierno de Maduro en Venezuela. Durante la gestión de Cortizo se han afianzado los negocios entre Panamá y Venezuela.

Cortizo desconoció al denominado «Gobierno interino» de Juan Guaidó y a su diplomacia y reestableció relaciones diplomáticas con la Venezuela de Maduro. Su vicepresidente José Gabriel «Gaby» Carrizo hace alarde en las redes sociales sobre su participación en los encuentros juveniles de la Internacional Socialista, como una aparente manera de darle forma ideológica a su gestión ya su precampaña electoral con miras a la presidencia de Panamá.

La hija del presidente y Wingo

Otro factor que ha favorecido la presencia de  Wingo en Venezuela es el nombramiento en 2019 de Carolina Cortizo como directora general de la aerolínea de bajo costo. Carolina Cortizo es hija del presidente panameño Laurentino Cortizo, y por tanto, beneficiaria del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Panamá y Venezuela, en las que ha participado su padre. La hija del mandatario estuvo hasta 2021 como directora general de Wingo, pasando a ser el mismo año jefa de operaciones y atención al cliente de Liberty Latin America, una empresa de telecomunicaciones que opera en más de 20 países de América Latina y el Caribe bajo las marcas de consumo Flow, Liberty Communications, Más Móvil, BTC y Liberty Costa Rica.

 

La artillería de la libertad del periodista Gonzalo Guillen llega a las librerías de Colombia

 

More From Author

+ There are no comments

Add yours