Investigación revela encubrimiento por parte de Martha Mancera, vicefiscal general de Colombia, a Francisco Martínez Ardila, alias “Pacho Malo”, funcionario del CTI señalado de nexos con el narcotráfico

18 min read
Spread the love

Un reciente destape periodístico de la Revista RAYA ha puesto al descubierto las acciones ocultas de la vicefiscal de Colombia, Martha Mancera, al intentar proteger a un alto funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) involucrado en operaciones de narcotráfico. El epicentro de esta controversia es un informe redactado por el agente del CTI Mario Fernando Herrera, asesinado en Cauca, que señala directamente a Francisco Javier Martínez Ardila, director del CTI de la Fiscalía de Buenaventura, conocido en el bajo mundo como “Pacho Malo”.

La investigación encubierta y su fatal desenlace

El agente Herrera, en su última misión encubierta, logró infiltrarse en la red de narcotráfico para desenmascarar las operaciones dirigidas por “Pacho Malo”. El informe de seis páginas, fechado el 25 de marzo de 2021, detalla la función crítica de este director en la organización criminal, situándolo en una posición dominante dentro del esquema delictivo. “Pacho” era la pieza clave en la corrupción de procedimientos en el puerto del Pacífico, encargándose de la exportación de cocaína hacia destinos en Centroamérica, Guatemala, México y hasta el continente europeo, específicamente a España y Francia. Los precios fluctuaban entre 8 y 9 millones de pesos por kilogramo, operando con cargas que variaban de 40 a 300 kilos.

Facsímil del documento revelado en donde aparece la firma del investigador asesinado, Mario Herrera, y en el que se describe toda la información recaudada sobre alias “Pacho Malo”.

A solo dos días de haber redactado este informe crucial, y en medio de una operación para dar con los cabecillas de disidencias de las Farc en el norte de Cauca, la vida de Mario Herrera fue abruptamente truncada. El asesinato del investigador dejó muchas preguntas sin respuesta y signos de interrogación sobre la verdadera causa de su muerte.

Desentrañando la red criminal

El detallado archivo compilado por Herrera no solo revelaba la implicación de “Pacho Malo” sino que también exponía sus conexiones con otros criminales. Se mencionan alias como “Wito” en Cali y “Cacho o Caliche” en Medellín, identificados por sus números telefónicos. Además, se encontró que José Oliverio Rivas Caicedo, conocido como “Wito”, figuraba como dueño de Industrias Textiles del Valle S.A.S, y había comenzado a emerger como empresario en 2018.

Además, el informe describe que “Pacho” tenía el control total del puerto, con la complicidad de policías y trabajadores. También menciona a sus socios en Cali y Medellín, alias “Wito” y alias “Cacho o Caliche”, y a sus subalternos en Buenaventura, alias “El Ingeniero” y alias “El Canoso”, con quienes cobraba el impuesto por la entrada de la droga.

Esta es la cédula de alias ‘Wito’, supuesto socio criminal de ‘Pacho Malo’

Se trataba de “El Ingeniero”, capturado con drogas y armamento, y a “El Canoso”, cuyos detalles se estaban investigando. Según el agente Herrera, ambos controlaban la zona del puerto de Buenaventura y coordinaban el pago de sobornos para permitir el ingreso de la mercancía ilegal.

Las contradicciones de la Vicefiscal

Lo más alarmante de este caso es la postura de la vicefiscal general Martha Janeth Mancera, quien negó en una entrevista con la revista Semana el conocimiento previo de los investigadores sobre la infiltración de narcotraficantes en la Fiscalía. Esta declaración contradice el informe entregado al fiscal 51 de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico, Jaime Hernán Ocampo López, que claramente describía la participación de un servidor público en actividades ilícitas. La vicefiscal Mancera, quien ahora aspira a ocupar el cargo de Fiscal General de la Nación de manera encargada, ha mostrado una desconexión preocupante con los hechos reportados por sus subordinados.

La vicefiscal general Martha Janeth Mancera ha sido la encargada de defender a “Pacho Malo” y de desmentir el informe de Mario. En una entrevista con la revista Semana el 20 de noviembre del año pasado, Mancera afirmó que los agentes encubiertos nunca le informaron al fiscal del caso que había un servidor público involucrado en el narcotráfico. “Esos agentes no dicen nada en sus informes ante el fiscal de que hay un supuesto servidor público en Buenaventura que está realizando actividades (de narcotráfico), que conocieron de ese hecho como agentes encubiertos, pero nunca se lo dijeron al país, al fiscal que tenía el caso”, dijo Mancera.

 

Esta versión contradice el documento que Mario entregó un día antes de su asesinato, en el que claramente identifica a “Pacho Malo” como el director del CTI de Buenaventura. ¿Por qué Mancera niega los hechos? ¿Qué intereses tiene en proteger a “Pacho Malo”? ¿Qué sabe ella de la muerte de Mario? Estas son algunas de las preguntas que surgen ante la actitud de la vicefiscal, quien hoy aspira a ser la fiscal en propiedad, si la Corte Suprema de Justicia no elige pronto a la persona que ocupará el cargo entre la terna de mujeres presentada por el presidente Gustavo Petro.

La Revista RAYA ha compartido evidencia contundente como fotografías, audios, chats y documentos oficiales que corroboran el informe del agente Herrera. El testimonio del agente caído y su compañero Fabio González incluye la fotografía de “Pacho”, situándolo en el núcleo del organigrama delictivo, y resalta su afiliación a “la empresa tuya”, una clara referencia a la Fiscalía General de la Nación. La misión inconclusa consistía en infiltrar más agentes para identificar con precisión a los miembros de la organización, sus centros de operaciones y los nexos corruptos dentro de las autoridades portuarias y fiscales.

Con la entrega del informe a la Fiscalía General de la Nación, los agentes Herrera y González buscaban profundizar la investigación, realizando búsquedas selectivas en bases de datos para determinar la antigüedad y el rango de “Pacho” dentro de la institución. Sin embargo, el trágico fin de Herrera ha puesto en relieve la peligrosidad de estas indagaciones y la importancia de continuarlas para esclarecer la verdad.

Francisco Javier Martínez Adrila, alias “Pacho Malo”, exdirector del CTI en Buenaventura señalado de trabajar con narcos.

La aspiración de Mancera al puesto de Fiscal General suscita preocupación, tanto más si la Corte Suprema de Justicia posterga la elección del fiscal en propiedad. El futuro de la justicia y la lucha contra la corrupción en Colombia podría depender de la resolución de estos entramados de poder y delitos.

En definitiva, la Revista RAYA ha desvelado un cuadro sombrío de connivencia y encubrimiento en los niveles más altos de la justicia colombiana. Con la muerte de Mario Herrera y las pruebas en su poder, queda claro que la batalla contra el narcotráfico y la corrupción aún enfrenta grandes desafíos en el país.

Este escenario plantea interrogantes sobre la eficacia de los mecanismos internos de control y la transparencia dentro de las entidades encargadas de hacer cumplir la ley. La información contenida en el informe de Herrera debería haber iniciado una cadena de acciones judiciales contra los involucrados; sin embargo, la muerte del investigador y las declaraciones de la vicefiscal parecen haber creado un velo de incertidumbre y un obstáculo para la justicia.

La emboscada

Toda esta información fue reportada el 25 de marzo de 2021 al fiscal 51 de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico, Jaime Hernán Ocampo López. Lo hicieron luego de que estuvieron en Buenaventura recaudando y corroborando la última información sobre alias “Pacho Malo”, la cual quedó consignada en este documento. Esa misma noche los tres agentes encubiertos, Mario Herrera, Fabio González y Pablo Bolaños, viajaron desde Cali al norte del Cauca, pues al día siguiente, 26 de marzo, iban a infiltrar nuevamente a la banda dedicada a la comercialización de marihuana y cocaína.

Mario y Fabio son dos exagentes del DAS, al igual que alias “Pacho Malo”, quienes pasaron a ser investigadores de la Fiscalía tras el cierre de esa entidad. Sin embargo, “Pacho” corrió con mayor suerte, pues pasó de investigador en el puerto desde 2012 a director del CTI en 2021, cuando Martha Mancera ya era la vicefiscal.

En su recorrido hacia Corinto, durante la operación encubierta, dos de los tres investigadores que viajaban en vehículos oficiales, lograron pasar un primer retén donde se toparon con un grupo de 30 militares. Tres kilómetros más adelante, sorpresivamente, los detuvieron más de siete hombres armados con brazaletes con la bandera de Colombia y las iniciales EMC: Estado Mayor Central de las disidencias del proceso de paz con las Farc.

En medio de esos retenes sucedió el secuestro y posterior homicidio del investigador Mario Fernando Herrera, y la huída veloz de los agentes Fabio González y Pablo Bolaños, quienes escaparon en medio de una persecución cuando se percataron de que quienes los seguían en motos y una camioneta eran miembros de las disidencias de las FARC. Los agentes sobrevivientes lograron llegar hasta la estación de Policía de Corinto (Cauca), en donde se refugiaron. Sólo el 27 de marzo pudieron salir fuertemente escoltados hasta la ciudad de Cali.

Allí, al día siguiente, el 28 de marzo, Gonzalez y Bolaños debían hablar con el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, y con la vicefiscal Martha Janeth Mancera. Así sucedió y prueba de ello es un audio que revela la Revista RAYA en el que se escucha la voz de las dos cabezas más importantes de la Fiscalía.

El saludo del fiscal Barbosa fue efusivo, conmovedor y de total respaldo de la institución a la labor que desempeñaban los investigadores, que estaban a la espera de los preparativos para el velorio y la despedida de Mario, su compañero: “yo sé el trabajo que ustedes hacen y se lo manifesté al Presidente, al Ministro de Defensa, a las Fuerzas Militares. Cuenten con la institución, cuenten con nosotros, cuenten con la señora vicefiscal, con el director seccional, con la delegada para la seguridad ciudadana, con todo el cuerpo directivo […] Ustedes son parte de la institución, esta institución los respalda, los cobija, toda la entidad está rodeándolos […] Hoy más que nunca queda en alto el nombre del CTI, es un cuerpo muy importante”, se escucha en el audio que dura 40 minutos y el cual, en su integridad, está en poder de la revista.

 

Después, la vicefiscal Mancera tomó la palabra y les hizo un interrogatorio detallado sobre todos los procesos que llevaban, cada una de las actividades realizadas hasta la fecha, también relacionadas con el difunto Mario en su tarea de desarticular las siguientes bandas criminales: “La Frontera” y “Banda del Pueblo”, que delinquen en Manizales y Chinchiná (Caldas); “La Cordillera”, con injerencia en Risaralda, Caldas y Valle; Los Pachelly, en Bello (Antioquia), cuyos integrantes están dedicados al narcotráfico nacional e internacional, dice la resolución de la Fiscalía que autorizó a los investigadores para actuar como agentes encubiertos, firmada por el fiscal Ocampo, de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico. (Ver facsímil)

 

Así los interrogó la vicefiscal Martha Mancera: “¿Qué llevaba Mario? ¿Celulares? […] ¿Él tenía comunicaciones con quienes? ¿Quién era el agente encubierto? ¿Él? ¿Con quién iba la fuente? […] ¿Cuál era la función exacta de la fuente en esta oportunidad?”

A varias de esas preguntas los agentes Fabio y Pablo respondieron con un contexto de sus investigaciones: “Ahí hay una subestructura que trafica todo el tema de la droga que les dicen “los Primos”; está liderada por el ‘Negro Aníbal’, al cual ya tenemos identificado, es muy amigo y muy parcero de él [la fuente], porque cuando él estuvo capturado por un estupefaciente como en el 2009, él conoció a alias “Pereira”, quien fue uno de los cabecillas de “La Cordillera”.

Alias “Pereira” o “Don A” es el actual líder de esa organización criminal, el mismo personaje que figura en un organigrama oculto en la Fiscalía y el cual reveló la Revista RAYA en octubre de 2023. Esta denuncia es clave, pues entonces lo que revela es que la Fiscalía no avanza en las investigaciones contra “La Cordillera” y que, por el contrario, “la gente prestante de la región (Risaralda)” impide que eso prospere.

Encubrimiento

Según el testimonio de los investigadores Fabio González y Pablo Bolaños, ellos le comentaron a la vicefiscal Mancera ese día en Cali sobre sus hallazgos del funcionario del CTI de Buenaventura. No obstante, ella se mostró sorprendida cuando le mostraron la foto de alias “Pacho Malo”: “Yo le muestro la foto de “Pacho” a ella, que él está con la novia, y ella en ese momento es como si hubiera visto al diablo. ¿Qué nos dice? Nos vemos mañana”, contó uno de los investigadores..

Mancera nunca profundizó sobre esa información, que obtuvo en marzo del 2021. En cambio, lo que vino fue la persecución contra los investigadores que terminaron señalados de robar droga incautada a los nacos. Entonces, Mancera designó horas después al fiscal Daniel Hernández, quien les abrió una investigación a través de una denuncia anónima que, supuestamente, llegó al buzón de la Fiscalía el 30 de marzo a la 1:47 pm., justo cuando se desarrollaba el velorio del agente asesinado Mario Herrera, y dos días después de que los agentes sobrevivientes le hubieran contado a Mancera de sus hallazgos sobre “Pacho Malo”.

Dicha denuncia y una entrevista posterior a la supuesta fuente anónima fue recibida por un enviado de la vicefiscal Mancera a Manizales, ciudad donde los investigadores tenían su base de operaciones y donde quedaría sepultado Mario. Ese enviado era el jefe de Policía Judicial Víctor Forero, un funcionario de alto nivel, muy cercano a Mancera, y a su mano derecha Luisa Obando, que además sostiene una relación sentimental con Forero. Este funcionario, igualmente, es el investigador del caso del hijo del presidente Gustavo Petro.

Pero lo extraño de aquella denuncia anónima, que supuestamente llegó a la Fiscalía, es que aportó unas fotografías tomadas de las cartas decadactilares de uno de los investigadores, documentos que sólo tienen en su poder la Registraduría o la Fiscalía General de la Nación.

La vicefiscal ha afirmado una y otra vez que ella no conocía la información sobre alias “Pacho Malo” y con este argumento ha tratado de zafarse del escándalo y los señalamientos de que, desde que se enteró de las andanzas del director del CTI en el puerto más importante del país, ha tratado de encubrirlo y, en cambio, desencadenó una persecución judicial contra los investigadores, incluido el difunto Mario.

Pero los hechos posteriores la contradicen. RAYA accedió a las extracciones judiciales de varios chats que confirman que desde la dirección central de la Fiscalía la vicefiscal Mancera presionó al fiscal 51, Jaime Ocampo, para que cerrará la operación encubierta y así los investigadores no pudieran seguir actuando en ese caso. Según el testimonio de Fabio y Pablo, ya estaban proyectando un operativo con el Ejército contra “Pacho”, que debía planearse después de una reunión de coordinación el 9 de abril de 2021 (Ver facsímil).  Pero la operación encubierta se canceló dos días antes, el 7 de abril, porque Mancera así lo solicitó, dice el audio que revela RAYA, con la voz del fiscal Ocampo, enviado al investigador Pablo.

Los mensajes que demuestran que había un interés desde Bogotá para cerrar la operación encubierta ocurrieron entre el 30 de marzo y el 7 de abril de 2021, cuando finalmente se clausuró la operación. En ellos se lee (chats) y se escucha (audio) cómo el fiscal Ocampo le explica al agente Pablo Bolaños que desde el nivel central le están pidiendo un informe para cerrar rápido la figura de agentes encubiertos.

Según el investigador Fabio González, al fiscal Ocampo lo sacaron del velorio de Mario Herrera, en Manizales el 29 de marzo de 2021, para afanar el cierre inminente de esa investigación y para desactivar las labores investigativas de los agentes. Esto le da plena veracidad a las conversaciones de WhatsApp que sostuvo el fiscal Ocampo con el investigador Pablo Bolaños. Igualmente, un audio en el que Ocampo le dice a Pablo que la vicefiscal está “encima” para cancelar eso. Revelamos chats y audio.

 

Por eso, cuando ya habían corrido más de dos años de estos hechos, el 20 de noviembre de 2023, un día después de que los investigadores denunciaran públicamente a Mancera, la Revista Semana la entrevistó y ella respondió de forma desencajada ante el escándalo: “¿Hoy [el Presidente Petro] me va a decir que yo soy la mafiosa? ¿Supuestamente protegiendo a un investigador criminalístico que ni siquiera es directivo?”. A quien la vicefiscal se refería despectivamente como un investigador que “ni siquiera es directivo” era a “Pacho Malo”, quien en efecto si tenía un cargo directivo, pues se trataba del coordinador del CTI de la Fiscalía en Buenaventura.

Mancera en cambio arremetió contra Fabio González y Pablo Bolaños, los mismos a los que ella y el fiscal Barbosa habían halagado antes en Cali, después del asesinato de Mario Herrera. En la entrevista con Semana la vicefiscal reconoció que los agentes tenían la orden de un fiscal (el doctor Jaime Ocampo) de penetrar unas estructuras criminales, pero que ellos no dijeron nada en sus informes ante Ocampo “de que hay un supuesto servidor público en Buenaventura que está realizando actividades (de narcotráfico)…pero nunca se lo dijeron al fiscal que tenía el caso”.

Sin embargo, se corrobora que la vicefiscal Mancera está mintiendo, porque los agentes sí reportaron sus hallazgos y varios documentos prueban que sostuvieron con el fiscal Jaime Ocampo una videollamada el mismo día de su viaje, es decir, el 25 de marzo de 2021, para contarle de los hallazgos recientes en Buenaventura.

A renglón seguido, en esa misma entrevista con Semana, Mancera afirmó: “hoy entonces dicen que la vicefiscal conocía, y que como conocía, entonces la que está protegiendo a los criminales es Martha Mancera, ¿qué voy a esperar? ¿Que me judicialicen con solo declarantes y con suposiciones? ¿Me van a llevar con una declaración de un tercero? ¿Me van a judicializar sin pruebas, con testigos falsos?”

Además, Mancera sostuvo que el viaje posterior de los agentes encubiertos al Cauca no tenía autorización del fiscal y que se había hecho sin su conocimiento, pero RAYA obtuvo un oficio que demuestra lo contrario. Se trata del plan de trabajo elaborado por los tres agentes, donde advierten que iban a tomar contacto con traficantes de droga en Santander de Quilichao en una operación encubierta autorizada y supervisada por el fiscal Ocampo.

La vicefiscal ha sido insistente, tanto en la entrevista con Semana como en una entrevista al día siguiente con el periodista Daniel Coronell, en que ambos agentes, Pablo Andrés Bolaños y Fabio González “no dijeron nada de Francisco Martínez Ardila, alias “Pacho Malo”, guardaron silencio”.

Esto tampoco es cierto. En una declaración rendida ante el investigador Juan Camilo López Linares, el 20 de abril de 2021, ambos explicaron la información que tenían sobre alias “Pacho Malo” y cómo habían llegado a él. Esta, justamente, fue la declaración que el investigador Víctor Forero pidió a ambos funcionarios que modificaran en presencia suya para sacar de ella cualquier mención a “Pacho Malo”. Así quedó registrado en un audio de 40 minutos, en poder de RAYA en su integridad, donde se escucha el desespero de Forero por pretender cumplir su cometido: “Yo no es que quiera proteger a ese man…yo sé quién es ese man”.

Siga leyendo en la Revista RAYA

 

La artillería de la libertad del periodista Gonzalo Guillen llega a las librerías de Colombia

 

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours